Puente y su equipo recurren a tiempos de León de la Riva para justificar la falta de transparencia

Puente y su equipo recurren a tiempos de León de la Riva para justificar la falta de transparencia

El equipo de Gobierno utiliza el argumento del “y tú más” para tratar de tapar su opacidad en la gestión pública
|

La falta de transparencia en el Ayuntamiento de Valladolid ha centrado un intenso debate en el pleno municipal, tras una moción de Vox para denunciar la ausencia de datos o, en su caso, desactualizados, del Portal de Transparencia y a crear una comisión especial para evaluar y asegurar el cumplimiento de los requerimientos legales, que finalmente ha sido tumbada por el equipo de Gobierno. Sin embargo, lejos de utilizar esta crítica constructiva para mejorar el acceso de los ciudadanos a la información pública y hacer cristalina la gestión del Ayuntamiento, se ha recurrido al argumento del “y tú más” para justificar esta opacidad, como ya puso de manifiesto Noticiascyl en su artículo “Todo lo que el alcalde de Valladolid no quiere que sepas”.


El portavoz del grupo municipal de Vox, Javier García Bartolomé, ha relatado los incumplimientos de la Ley de Transparencia que se dan en un portal “que es de todo menos amigable y que al ciudadano medio se le escapa”. 


Falta información sobre los gastos de viaje del alcalde y demás cargos electos (no se actualizan desde 2018); no se publican las modificaciones de contratos, las convocatorias y las actas de mesas de contratación; tampoco las resoluciones judiciales que afectan al consistorio, ni los convenios suscritos por el ayuntamiento de forma actualizada o las operaciones de empresas contratistas más importantes del Ayuntamiento. Incluso un asunto más turbio, se omiten los contratos menores en el portal de Contratación del Estado: “El demonio está en los detalles”, ha defendido Bartolomé. También se ha referido al estudio comparativo de Dyntra, que le otorga al consistorio vallisoletano un 70,9% de cumplimiento, cuando los ayuntamientos más transparentes están por encima del 90%.


Sin embargo, el equipo de Gobierno ha retrocedido hasta el mandato de Javier León de la Riva para salir al paso de estas críticas asegurando que “jamás ha habido el nivel de transparencia actual”. Toma la Palabra, con más ánimo constructivo, ha reconocido errores y ha mostrado su voluntad de mejorar los mecanismos para que todo sea más claro y accesible en favor de la transparencia. “No podemos volver a tiempos de los casos Samaniego, Zambrana, del PGOU manipulado, donde no se sabía lo que hacían los concejales, era un ayuntamiento opaco y muy poco transparente”, ha subrayado el concejal Alberto Bustos.


Por su parte, el PSOE ha criticado a la oposición la “falta de perspectiva para comparar” la transparencia. “Hace cinco años la puerta principal del Ayuntamiento estaba cerrada, no podían entrar los ciudadanos. El alcalde no participaba en debates, la agenda institucional no se publicaba ni la declaración de bienes y el alcalde ocultaba los sobresueldos deliberadamente, lean lo que hacían ustedes hace años”, ha espetado el concejal Pedro Herrero a la oposición. El equipo de Gobierno se ha apoyado en el estudio de Transparencia Internacional que puntúa con un sobresaliente al Ayuntamiento de Valladolid y ha querido demostrar su actitud de mejora con una Memoria de Transparencia, reconociendo errores y retos.


Por su parte, el PP ha atacado al equipo de Gobierno por “alardear” de transparencia ante un “desesperanzador” portal con cifras desfasadas y sin actualizar y ha pedido información fácil y entendible para cualquier ciudadano que acceda. La popular María de Digo ha lamentado que el gobierno municipal recurra a épocas pasadas para salvar las críticas y le ha pedido que “mire al futuro”.


En esa misma línea, Ciudadanos ha reconocido que las cosas se pueden hacer "mucho mejor de lo que se hacen" en la actualidad en cuestión de transparencia y ha instado al Ayuntamiento a ser una administración ejemplar en este sentido. La concejala Gema Gómez Olmos ha apostado por la regeneración democrática, y por implantar las “mejoras precisas para garantizar el derecho a la información pública y el cumplimiento de las normas de buen gobierno”.