Diez hace una llamada a la responsabilidad y prudencia tras la aplicación de medidas restrictivas en León
José Antonio Diez, alcalde de León

Diez hace una llamada a la responsabilidad y prudencia tras la aplicación de medidas restrictivas en León

El alcalde destaca que la presión asistencial en la Comunidad abocaba a este cierre y pide actuaciones especiales ya
|

El alcalde de León, José Antonio Diez, hizo hoy un nuevo llamamiento a la responsabilidad y precaución de todos los ciudadanos para salir cuanto antes de las medidas restrictivas que, desde esta media noche, establecerá la Junta ante el agravamiento de los datos de seguimiento de los casos de COVID-19 en la ciudad. Al mismo tiempo, reclama que la administración autonómica adopte las iniciativas necesarias para solventar el problema de las unidades de cuidados intensivos en la comunidad que han acelerado esta aplicación de protocolos especiales de prevención en León.


El alcalde explicó que los leoneses han cumplido “mayoritariamente con las instrucciones de seguridad decretadas desde el pasado mes de marzo”, sobre las que, apuntó, el Ayuntamiento ha realizado a través de la Policía Local y en colaboración con el resto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, controles diarios que han llevado a la imposición de miles de multas por vulnerar los decretos horarios, el uso de mascarillas o el rebase de los aforos.


No obstante, Diez añadió que no se bajará la guardia y se continuará vigilando el acatamiento de todas estas restricciones en las calles, establecimientos y viviendas así como se realizará un seguimiento del cumplimiento de las cuarentenas en personas contagiadas de coronavirus.


Este control policial y la obediencia generalizada no han sido suficientes -apuntó- para evitar crecimiento de los contagios en la capital ni en el alfoz, por lo que la tasa de infección supera ya los 500 casos por cada 100.000 habitantes, se supera el crecimiento de los niveles de la curva por encima del baremo considerado asumible y, paralelamente, esto ha llevado a un incremento de la presión asistencial que es, a día de hoy, el dato más preocupante para las autoridades por la dificultad para resolverlo.


“No se ha incrementado el número de camas hospitalarias ni se han reabierto los consultorios, ni dotado las UCIs necesarias en la comunidad por lo que la ocupación de las habilitadas está ya por encima de las ratios establecidas por las autoridades sanitarias para adoptar medidas limitativas de la movilidad”, destacó Diez.


El alcalde reiteró una llamada a esa responsabilidad “de todas y todos para recuperar cuanto antes la nueva normalidad ya que las restricciones afectan fundamentalmente al sector servicios que, sin duda, es uno de los más perjudicados por los protocolos de contención decretados desde el pasado mes de marzo”.