Los enfermeros de Salamanca alertan sobre su agotamiento físico y mental con el 16% de la plantilla ya de baja

Los enfermeros de Salamanca alertan sobre su agotamiento físico y mental con el 16% de la plantilla ya de baja

|

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Salamanca enciende las luces de alarma ante la situación presente y futura de los servicios de pacientes críticos en esta nueva oleada de COVID-19, ya que "al importante aumento de pacientes y presión asistencial se une el agotamiento de las enfermeras, pérdida de efectivos y la ausencia de profesionales formadas en esta área asistencial".


Así, como indican en una nota de prensa, siempre han reivindicado la necesidad de refozar las plantillas de enfermería, más si cabe en el caso de cuidados intensivos ya que "ha sido un colectivo que se ha mostrado como pilar fundamental en la asistencia a los pacientes críticos en la primera oleada".


De esta manera, insisten, los profesionales se encuentran "física y emocionalmente agotados, sin tiempo de recuperación tras la primera oleada y con un porcentaje de bajas laborales que alcanza el 16% en estos momentos".


Según SATSE, es fundamental cuidar a estos profesionales ante la presión y el volumen asistencial presente y futuro mediante condiciones laborales adecuadas y el respeto a los descansos de los mismos. "El trabajo y la profesionalidad de las enfermeras y enfermeros de servicios críticos es indiscutible y encomiable y tanto gerente como Dirección de Enfermería deben dar un paso adelante en este sentido".


SATSE reclama de manera urgente un proyecto de formación de enfermeras y enfermeros en este perfil asistencial para reforzar y garantizar la cobertura de aquellas incidencias que pudieran surgir en los servicios de intensivos y el bienestar físico y psicológico de los profesionales, proyecto que el Sindicato ya había solicitado hace varios meses tras finalizar el estado de alarma.