De tentaderos y viandas por Rueda

De tentaderos y viandas por Rueda

Los participantes del “Circuito de Novilladas” de la Junta, se preparan a fondo para tratar de conseguir llegar a la final. En la finca ganadera “Los Expolios”, de la familia Vegas-Cid, pasamos la mañana disfrutando con el toreo del riojano, Fabio Jiménez, de la Escuela Taurina de Salamanca. Luego vendrían exquisitas viandas.
|

Diríamos que el joven novillero de Alfaro sacó un notable alto en la lidia de las tres utreras que habían preparado los ganaderos para este tentadero. Tres burracas que dieron un juego variado, cada una distinta, pero todas de menos a más. Distintivo clásico del encaste “lisardo-atanasio”, rama Santiago Domecq que, desde hace años, Eladio y su hijo Sergio crían con esmero.


A uno le gustó la última burraquita, que tuvo “gasolina” para dar y tomar. Todas metieron la cara, humillaron, repitieron, ofrecieron nobleza franciscana y tuvieron duración. Pero la última tuvo además casta de la buena y “leña” por delante. De esas vacas que, tras poderlas, te dejan satisfecho, aunque no te permitan descuidos ni respiros... y encima el molesto viento. Eso se llama emoción.

 

GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS / NATALIA CALVO 



Si aquel general romano Quinto Fabio Máximo, era un estratega en la guerra de guerrillas, este joven riojano, Fabio Jiménez -17 años lo contemplan- ha sido otro estratega con cada una de las vacas que ha tentado. Mozo espigado, Fabio tiene clase y elegancia toreando. Hace las suertes con buen trazo, maneja con donaire los trastos y sabe escuchar; condición indispensable para aprender. Fabio estuvo a la altura de las utreras, que ya es sacar nota. Este resuelto novillero aún no tiene apoderado, pero recibe el apoyo de amigos, aficionados y ganaderos de su tierra. Eladio Vegas también está por la labor.


Acompañaron al joven novillero en las tareas lidiadoras el veterano y buen subalterno navarrés Jesús Miguel González “Suso”, componente de la cuadrilla de Manzanares, y otro joven subalterno salmantino, Rubén Blázquez. Ambos hicieron de “tapia” tras cumplir el novillero. A caballo el picador de Matapozuelos Jesús del Bosque, quién rayó a buena altura. En tareas de mozo de espadas le auxilió Luis Murillo.


El novillero riojano nos contó que lleva en la Escuela de Salamanca desde los 14 años, y comparte alojamiento con el pucelano Daniel Martín. Los dos estudian, porque es condición indispensable para ser alumno de la escuela charra. Ambos compartirán cartel con el alumno de la Escuela de Medina de Rioseco, el vitoriano Pedro Andrés. La cita será mañana domingo día 27 en la coqueta y añeja plaza de toros “La Herrén” (Huerta de Rey).


Tras el tentadero, y como viene siendo habitual en esta casa, Eladio nos obsequió con un espléndido almuerzo donde el plato fuerte y principal fue un exquisito lechazo al horno de leña que nos trajo en su punto Raúl, el panadero de Rueda. Una señora ensalada acompañó a este manjar.


De aperitivo, un sabroso chorizo ibérico y de entrada una sensacional sopa de ajo, o castellana, elaborada por el propio Eladio. Espectacular el guiso del ganadero. Un tinto ribereño, elaborado en Cubillas, (Verasátegui) y un verdejo rodense, (Cremita) se degustaron ampliamente durante la comida.


Una porción de tarta de nata y yema, -tan deliciosa que repetimos- y los consabidos cafés dieron por terminada esta reunión campera donde, al margen de los citados, nos acompañaron varios amigos de los ganaderos llegados desde Medina del Campo: Conchi Lucas (concejala de festejos), Jesús Ramón Rodríguez “Mon” y Domingo Nieto (SER Medina). Y en las tareas de cocina y ayuda estuvieron Lola Vegas, hermana menor del ganadero y el amigo Potente.


Les ofrecemos una amplia galería de nuestra gráfica Natalia Calvo.