"Trabajar para pagar las averías", la "verdad" sobre el colectivo más olvidado del operativo de incendios
Agentes forestales de Castilla y León

"Trabajar para pagar las averías", la "verdad" sobre el colectivo más olvidado del operativo de incendios

De los 18 puestos de vigilantes de incendios de la provincia de León sólo a 2 se accede por carretera asfaltada y en los demás puestos de trabajo la distancia que hay que recorrer hasta llegar al mismo varía entre 2,5 y 16 km de pista forestal
|

Los escuchas de incendios deben ir a sus puestos de trabajo en sus vehículos, esto sería un hecho normal si no fuera porque el acceso a sus puestos de trabajo están situados fuera de la red de carreteras, de los 18 puestos de vigilantes de incendios de la provincia de León sólo a 2 se accede por carretera asfaltada y en los demás puestos la distancia que hay que recorrer hasta llegar al mismo varía entre 2,5 y 16 km de pista forestal; en la mayoría de ocasiones el mantenimiento de las pistas es nulo, no cuentan con cunetas, pasos de agua, zahorras,… en consecuencia con las primeras lluvias se suelen arroyar e imposibilitar la circulación de los turismos. La asistencia por parte de los seguros no está garantizada en caso de avería, pinchazo, reventón…, en este tipo de vías.


"Tenemos constancia, a través de varias facturas que estos trabajadores nos han hecho llegar, de que las cuantías son realmente importantes, llegando incluso en alguna campaña a ser más de un sueldo de un mes, considerando que sólo trabajan en su mayoría 3 meses al año nos parece un coste inasumible", explican desde UGT León.


Los cambios de neumáticos, averías en la dirección, en la transmisión, en la suspensión, y otras consecuencias de las vibraciones y golpes de piedras se producen en los bajos del vehículo de estos empleados al acceder al puesto de trabajo y que "nos consta que son, motivo de renuncia al mismo.

Nos  encontramos  con  algún  caso  en  el  que  las  diferentes  averías durante  las  cuatro  campañas  de  2016  a  2020  asciende  casi  a  2.000 euros, una media de gasto de 500 euros al año sólo en reparaciones del vehículo, a las cuales hay que sumar los pinchazos de neumáticos".


"En la actualidad tener un trabajo parece un lujo que por desgracia no está al alcance de todos, pero para este colectivo el tener este trabajo se puede convertir en una pesadilla dependiendo de donde esté ubicado el puesto. Este sindicato ha podido comprobar en las visitas que hemos realizado que los accesos a estos puestos de vigilancia de incendios en muchos casos no son practicables por turismos, salvo que seas un kamikaze e irresponsable", explican desde el sindicato.


"Desde UGT reclamamos a la Administración que teniendo en cuenta esta situación, trabaje para solventar esta problemática y dignificar las condiciones laborales de este colectivo".


Hacen un  llamamiento a  la clase política con sueldos bastante superiores a los de estos empleados públicos para que de forma  altruista  y  en  pro  de  su  “preocupación  por  las  condiciones  de cualquier trabajador” colabore en diferentes donaciones para paliar las averías y gastos que sufren  estos trabajadorees al acceder a su puesto de  trabajo;  "nos  parece  algo  de  justicia  dadas  las  dietas  que  la Administración   otorga   a   los   representantes   políticos   aún   con   la posibilidad de optar a un coche oficial y a estos trabajadores no se les da ningún tipo de ayuda para esta problemática", reclaman desde UGT.