Los alumnos del IES María Moliner de Laguna de Duero, en pie de guerra para evitar el horario de tarde impuesto

Los alumnos del IES María Moliner de Laguna de Duero, en pie de guerra para evitar el horario de tarde impuesto

|

Los estudiantes de Bachillerato del IES María Moliner de Laguna de Duero han iniciado su lucha para evitar que se cambie el horario lectivo a las tardes, de 16 a 22 horas, como ha anunciado ayer el centro tras la decisión de la inspección de Educación para cumplir, a cuatro días del inicio del curso, con las ratios del protocolo Covid. 


Los alumnos han expresado en una carta remitida a Noticiascyl su profunda queja por este cambio de horarios cuando ya se han realizado las matrículas, un anuncio realizado a través de la web que consideran un “despropósito”.  Es por ello que el lunes 14 de septiembre, fecha del inicio del curso, a las 16 horas, se concentrarán a las puertas del instituto para hacer oír sus reivindicaciones.


Piden al centro que busque la manera de mantener el horario lectivo inicial “ya que sería muy difícil o imposible compaginar el horario escolar con nuestra vida tanto personal como profesional fuera del centro”. También hacen alusión a los problemas que generará la suspensión del transporte para los alumnos que se desplazan desde pueblos cercanos.  


Desde el alumnado se ha propuesto al centro realizar entradas y salidas escalonadas para evitar aglomeraciones y poder mantener así el horario matinal habitual y, aseguran, también se podría habilitar espacios no utilizados, como defienden. Incluso optan por un curso semipresencial para poder mantener el horario.


Otro de los inconvenientes de este cambio de horario, como explican, radica en la dificultad de compaginar actividades extraescolares como escuelas de idiomas, deportes o conservatorios. “No solo afecta a la vida extraescolar, sino que a la familiar también. Uno de los argumentos que esgrimen es que estudiosos psicológicos acreditan que "el rendimiento académico, la capacidad de concentración y la motivación de los alumnos decrecen por las tardes". Los decentes aducen además que algunos alumnos no podrán conciliar la vida familiar y profesional”, defienden los alumnos en su escrito.