Tras pasar la noche en la cárcel, los diestros volvieron al hotel y por la tarde a torear (4ª parte)
Archivo Plaza Toros

Tras pasar la noche en la cárcel, los diestros volvieron al hotel y por la tarde a torear (4ª parte)

​“Ante la ausencia de toros durante estas “no fiestas”, por la maldita pandemia, Santos Garcia Catalán nos trae una serie de siete entregas sobre el 130 aniversario del coso del Paseo de Zorrilla”
|

En resumen: los toreros fueron arrestados y conducidos en un coche que, escoltado por los civiles, fueron trasladados a la cárcel de Chancillería. Algunos furibundos aficionados esperaron al vehículo para apedrearlo. Allí, en lo que ahora es la Biblioteca Reina Sofía, ingresaron hasta el levantamiento del castigo. Al día siguiente Guerrita (quién fue II Califa del toreo) volvió al ruedo para finalizar la feria con la anunciada encerrona. “Fue recibido con una fuerte bronca pero el cordobés logró acallar al público con la demostración de poderío, facultades y técnica. Consiguió un triunfo memorable”, cita el desaparecido catedrático Emilio Casares Herrero.


LEER MÁS: Un paseo por la historia del coso del Paseo de Zorrilla, que cumple 130 años…y sin feria (1ª parte)  

LEER MÁS: La “No feria” de 2020 (2ª parte)


LEER MÁS: Valoraciones de la crítica tras la inauguración del coso (3ª parte)


“El Cordobés y José Tomas, fueron los autenticos revolucionarios de las ferias”


Rafael de Paula también fue “enchiquerado” en 1975


El genio jerezano también pisó los calabozos en una de sus actuaciones de 1975. Casares, afirma que fue trasladado a comisaría, mientras que Furones reseña que fue multado con la respetable cantidad de 60.000 pesetas de la época. Y todo por negarse a lidiar y estoquear a un toro de Mercedes Pérez Tabernero que, según el gitano del barrio de Santiago, tenía problemas de visión en un ojo. “Pauladas”, que repitió en muchas plazas, pero es indudable que el caló tuvo muchos partidarios y, cuando le salía el toro apropiado, inundaba el ruedo de un perfume torero único.


GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS 


Todas las figuras pasaron por el viejo coso vallisoletano


Por este añejo coso han desfilado los mejores, los más destacados y los más discutidos ases del toreo desde su historia. Desde los Joselito, Belmonte, Manolete, El Cordobés y José Tomás, hasta los Morante, Juli, Manzanares, Talavante, pasando por toda la baraja de figurones del toreo de todas las épocas.


Pero quiénes de verdad marcaron un antes y un después fueron Manuel Benítez “El Cordobés” y José Tomás. Ambos dejaron una huella imborrable en Valladolid, -y en tantas y tantas plazas-, más por el impacto económico y de expectación que dejaron en sus respectivas etapas, que por sus actuaciones que, sin desmerecer ni un ápice, no estuvieron a la altura que ofrecieron otras tardes de mucha importancia de ambos en Las Ventas, por ejemplo, sobre todo el diestro cordobés. Otra historia es José Tomás quién arrasó en Valladolid en ambos sentidos.


José Tomás se anunció dos tardes en la feria de 2016 con Matilla de empresa. “Esa temporada -nos comentó Jorge Manrique-, se vendieron más de 9.000 abonos, superando ampliamente los 7.500 registrados en otro momento significativo como fue la presencia de Manuel Benítez “El Cordobés” en los años 60”. También dobló actuaciones el diestro de Galapagar en etapas anteriores.


Manuel Benítez “El Cordobés” -“V Califa del toreo”- debutó en Valladolid en la feria de 1963 cosechando división de opiniones y ovación con petición de oreja. Le acompañaron en el paseíllo Capetillo (debutante que sustituía a Pedrés) y Efraín Girón. Los toros de Palha decepcionaron, según la reseña del libro de Casares. El Cordobés, toreó diez tardes en Valladolid y una de novillero en 1961. Ya de matador consolidado, rico, famoso y dueño absoluto del toreo, en más de una tarde llegó a cobrar un millón de pesetas de la época.


En 1971 fue testigo de la alternativa del mojadense Juan Carlos Castro “Luguillano Chico”, actuando de padrino Diego Puerta.


FOTO 4ª PARA TEXTO




José Tomás hizo su debút en la feria de 1996 (18/09) con un encierro de Torrealta. El cartel se completaba con César Rincón y Joselito. El diestro madrileñor cortó esa tarde tres orejas. Toreó un total de 15 tardes. Hizo doblete de actuaciones en varias temporadas, la última la referida de 2016.


Actuaciones de los diestros de Valladolid en su plaza de toros


En el libro de Ricardo Furones, repasamos un exhaustivo trabajo con múltiples datos referidos a las actuaciones de los coletudos vallisoletanos en la historia de la plaza hasta 2019. Sólo reflejamos las corridas de toros de mayor a menor número. No se contabilizan las novilladas.


“Roberto Domínguez se lleva la palma con 52 corridas, alguna muy destacada como la tarde apoteósica de 1974”

Roberto Domínguez se lleva la palma con 52 corridas, alguna muy destacada como la tarde apoteósica de 1975, dónde cortó dos rabos a sendos toros de Juan Mari P. Tabernero. Alternó esa tarde con diestros que apretaban como Paquirri y Paco Alcalde. Tarde histórica que ningún coletudo ha superado en este coso.

Otra tarde memorable para el sobrino de Fernando Domínguez fue un año más tarde, donde obtuvo los máximos trofeos ante un toro de Paco Galache. Esa fecha del 20 de septiembre alternó con Teruel y Manzanares.


Le sigue Manolo Sánchez con 46 festejos. El hijo de Manolito Sánchez, (un tipo con arte y gracia, auténtico artífice y promotor para que su vástago fuese matador de toros) nos comentó que de su paso por Valladolid guarda el día de su alternativa; el mano a mano con Espartaco (cinco orejas). Manolo recuerda también otra corrida en 2010 que sustituyó a Perera y la excelente tarde en la que cortó un rabo a un Cuvillo en 1993.

Hubo que esperar siete años para que un diestro (Espartaco 1986) alcanzara tan importante premio en el coso pucelano. También recuerda con agrado la gran faena a un toro de El Sierro, (de nuestro amigo el ganadero charro Luis Sánchez) con el que toreó a placer en una de sus mejores tardes.


Por cierto, en la noche de esa corrida hubo cena en La Criolla de nuestro entrañable Paco Martínez. Y los manjares fueron regados con una botella de vino francés (Petrus 1989) de 50.000 pesetas la pieza; regalo prometido del hostelero al diestro vallisoletano que obtuviera los máximos trofeos en la feria.

38 corridas marca David Luguillano, quién nos recuerda las tres excelentes tardes donde consiguió el trío de trofeos San Pedro Regalado, por supuesto la alternativa, por lo que supone doctorarse para un joven, y la corrida del centenario de la plaza. David también toca la parte sentimental, recordando la actuación de la saga de los “Luguillano” en el festival de marzo de 1985.


Jorge Manrique intervino en 26 festejos. Según nos comentó el ahora gerente del coso, los recuerdos los tiene por este orden: la alternativa con puerta grande (1985, con Manzanares y Roberto). Una repetición, sustituyendo a Ortega Cano, ante un encierro de Juan Luis Fraile cortando cuatro orejas.


El diestro de La Seca también recuerda las dos orejas que paseó de un toro de Ramón Sánchez en 1986 alternando con Julio Robles y Espartaco, y otro recuerdo imborrable fueron los cuatro apéndices que obtuvo de una corrida de Cebada Gago en 1994. Jorge colgó los trastos de torear en el año 2000.


Leandro sumó 20 corridas de toros tras su alternativa de lujo en 2002 con Paco Ojeda y José Tomas. En 2015 se retiró y se dedica al apoderamiento. Leandro llegó a torear tres tardes en más de una feria de Valladolid. Lástima su retirada de los ruedos, porque el torero de Villafranca de Duero tiene unas cualidades enormes: torero de gusto, de empaque, de calidad sublime. En fin.


Joselillo contabiliza 13 corridas de toros con sonados triunfos tras su alternativa en 2006. El diestro de Las Delicias se codeó con los grandes durante varias tardes pero, tristemente, no ha vuelto a pisar el albero pucelano desde 2015, que obtuvo dos trofeos ante una corrida de Victorino Martín.


“El maestro Santiago Castro “Luguillano”, tras la alternativa en Castellón (1964) de la mano de Ordóñez,toreó 4 tardes en Valladolid”


Fernando Domínguez actuó 19 tardes. Pacomio Peribáñez 18. Félix Merino 17. Rodolfo Pascual, quién tomara la alternativa en Laguna de Duero en 1989, pisó el albero pucelano en 7 ocasiones. El maestro Santiago Castro “Luguillano”, tras la alternativa en Castellón (1964) de la mano de Ordóñez,toreó 4 tardes. Ese mismo año debutaba en Valladolid cosechando los máximos trofeos. Qué mala suerte por esa terrible cornada que sufrió en Las Ventas que, prácticamente, lo retiró del toreo. La pureza con la que toreaba el diestro de Mojados le hubiera llevado a la cima del toreo de su época.


Mario Campillo  3. Manolo Blázquez 1. Juan Carlos Castro, “Luguillano Chico” 1. Pablo Santana 1. Conrado Muñoz, Roberto Carlos, César Manrique y Raúl Alonso sumaron la tarde de la alternativa y no volvieron a actuar en el coso de su tierra.

Respecto a novilleros actuales, Valladolid está en decadencia. Citaremos a Ricardo Maldonado que debutó con éxito en la feria de 2014, repitiendo en San Pedro Regalado del año siguiente. Desde entonces no ha vuelto a pisar el albero pucelano.


Rejoneo vallisoletano


Dos rejoneadores -padre e hijo- ha dado Valladolid en los últimos 71 años: Eladio Vegas y su hijo Sergio. El primero debutó en una novillada celebrada en 1993 y Sergio Vegas toreó 8 tardes, algunas importantes donde iba acartelado con las máximas figuras del rejoneo.

Desde el periodo de 1907 hasta 1949 fueron seis los montados pucelanos que debutaron en el coso, pero sin alcanzar gran notoriedad.


El empleado que más “pinta” en la plaza


Lleva casi 40 años pintando las rayas del redondel, y cada temporada se supera a sí mismo, a pesar del tiempo. Se trata de Jesús Ignacio Lázaro quién, con su dispensador de cal sobre ruedas, repone de color las rayas de picadores que con el trasiego de la lidia se han borrado del albero. Faena que Lázaro realiza con precisión y elegancia, valga la expresión. Lo cierto es que, cada tarde de feria, recibe calurosos y simpáticos aplausos del público.


.- Bibliografía:

Emilio Casares: “Historia de la plaza de toros de Valladolid” (1890-1990) editado con motivo del centenario del coso.(Ayuntamiento de Valladolid, Junta de Castilla y León, Diputación de Valladolid, Delegación del Gobierno en Castilla y León y El Corte Inglés). Ricardo Furones: “Valladolid: toros y toreros 1890-2004” (Diputación Provincial de Valladolid). “Los Toros” (“El Cossío”), de Espasa Calpe, Taurología y vallisoletvm.blogspot.com.

Fotografía: Natalia Calvo. Fermín Rodríguez. Libro Emilio Casares. Archivo Municipal. Archivo plaza de toros y Museo del Toro de Valladolid. Archivo enfermería del coso. Archivo familia Jumillano. Archivo familia Gallego Rubio. Archivo María Antonia Martín. Infovalladolid.es. Mariano González Egea. Eugenio Gómez, ex director de la Banda Municipal de Iscar. Purita Linares, Saray, Mario Campillo y Rodolfo Pascual nos cedieron sus fotos, así como el empleado del coso Jesús Ignacio Lázaro. Archivo NCYL.