La peligrosa deriva del coronavirus marcado en los hospitales de Castilla y León: casi 300 ingresos en apenas una semana

La peligrosa deriva del coronavirus marcado en los hospitales de Castilla y León: casi 300 ingresos en apenas una semana

|

El coronavirus, que nunca se fue, ha vuelto a apretar con fuerza en Castilla y León ya durante agosto con un recrudecimiento de la situación en la amplia mayoría de las zonas básicas de salud. No en vano, solo hay que comprobarlo en el mapa que actualiza la Junta diariamente en el que refleja el número de contagios por PCR en la última semana. Allí, el naranja se ha apoderado de la comunidad y apenas existe el verde. Incluso el rojo, que indica transmisión comunitaria, ha pintado ya varias zonas, las últimas las ciudades de Salamanca y Valladolid, donde las medidas se ampliarán una semana más. 


Y la gravedad de la situación se puede comprobar en el número de hospitalizados y fallecidos que existen. En el primero de los casos, los números alcanzan cotas importantes nuevamente en la primera semana de septiembre. En la totalidad de los centros hospitalarios de Castilla y León se han registrado ya 284 ingresos en lo que va de mes, apenas una semana. 


Ello provoca que el aumento de los hospitalizados en planta siga al alza y sean ya 324 las personas que se encuentran tratadas en el último día, según los datos de la Junta. A ellos hay que sumar otras 43 personas que se encuentran en UCI en estado crítico, de las que la semana pasada la consejera de Sanidad, Verónica Casado, informaba de que el 75% se encontraban intubadas. 


Solo las altas que se producen en los hospitales, también altas, provocan que el número, ya preocupante, no lo sea aún más. Hasta 259 se han dado en el mismo espacio de tiempo debido a que las personas que ahora están enfermendo suelen ser más jóvenes, si bien hay que tener especial cuidado con los brotes de las residencias, como el de Candeleda, donde ya ha habido más de una decena de fallecidos.