El PSOE de Zamora hace balance: "Ha sido otro año perdido para la provincia dedicado a las fotos y propaganda de los presidentes Requejo y Barrios"
El grupo socialista en la Diputación de Zamora

El PSOE de Zamora hace balance: "Ha sido otro año perdido para la provincia dedicado a las fotos y propaganda de los presidentes Requejo y Barrios"

​El portavoz de los diputados del PSOE, Eduardo Folgado, ha subrayado que durante este año "nada ha cambiado en la Diputación"
|

Un año después del "pacto" que otorgara la presidencia del único Diputado Provincial de Ciudadanos frente a los 12 del PP,  el Grupo de Diputados Socialista ha valorado el primer año de gestión del bipartito como "otro año perdido en el que las características principales han sido la continuidad de las políticas del PP y la obsesión compulsiva del nuevo presidente por su campaña de propaganda e imagen personal y las fotografías huecas carentes de contenidos".


El Portavoz del Grupo de Diputados del PSOE, Eduardo Folgado, ha subrayado que durante este periodo "nada ha cambiado en la Diputación, el estilo de Gobierno es el mismo estilo arcaico e inoperante de Maíllo y Martín Pozo, que no ha sido capaz de resolver ni uno de los problemas endémicos durante décadas de control de la Diputación".


Para el PSOE de Zamora "Requejo es otra anomalía democrática del Partido Popular para impedir el cambio en la Diputación Provincial de Zamora. Ya ocurrió con el famoso caso Antorrena y ahora, 32 años después, el Partido Popular prefirió aceptar el chantaje de Requejo dándole la presidencia antes de que se produjera el cambio necesario y gobernara la izquierda".


"Mientras todo esto sucede, la provincia continúa imparable su sangría poblacional. Los dos presidentes que dirigen la Diputación, el dúo Requejo-Barrios, compiten en protagonismo mediático, en fotografías y en anuncios de proyectos que nunca se cumplen mientras los jóvenes se marchan de los pueblos de Zamora en busca de futuro, mientras la provincia se vacía" añade Folgado.


El cambio de talante anunciado por el nuevo presidente era una farsa. La nueva política ha resultado ser más antigua que la vieja política del PP, que ya era difícil. La mayoría del bipartito PP-Ciudadanos ha dado continuidad a los eternos gobiernos de la derecha en la Diputación Provincial de Zamora negando la participación de la oposición, excluyéndola de la representación en los órganos y patronatos o rechazado todas las iniciativas presentadas para ayudar a mejorar la gestión del equipo de Gobierno.


Este primer año de gestión ha servido para conocer que el PP y Ciudadanos es lo mismo, una idéntica forma de gobernar arcaica donde el clientelismo, el interés partidista, la prepotencia y el culto a la imagen personal están por encima de la defensa del interés general de los ciudadanos, de los pueblos, de los municipios y de los ayuntamientos


La crisis de la pandemia COVID -19 ha sido un buen ejemplo de como el bipartido gestiona la realidad de nuestros pueblos. Utilizando proyectos ya en marcha como los Planes Provinciales de Obra, que vende como novedosas medidas anti crisis, cuando en realidad ya estaban previstos. O publicitando programas de subvenciones de los cuales no son capaces de ejecutar más allá del 20%, poco más de 1 millón de los 5 presupuestados.


Pero peor todavía, rechazando sistemáticamente las propuestas alternativas presentadas por la oposición para cambiar la realidad social y económica de la provincia, para ayudar a los colectivos más vulnerables, para generar empleo en los pueblos, para fijar población en el medio rural.


La mayoría presidencial de Requejo y Barrios ha impedido que salieran adelante propuestas del Grupo de Diputados Socialistas como la aprobación de un Plan Urgente de Empleo en el Medio Rural para paliar el paro o un Plan de Apoyo al Turismo Rural. Tampoco han querido asumir iniciativas de Apoyo al Sector Agrícola Ganadero como la Promoción del consumo de los Productos de Calidad de Zamora, por citar solo algunos ejemplos.


En ese paralelismo evidente en la forma de gobernar en la Diputación de Zamora y la Junta de Castilla y León, con los mismos actores, PP y Ciudadanos, a pesar de existir un acuerdo vinculante en las Cortes, la Junta de Castilla y León no reabre los consultorios médicos de los pueblos dotándolo de personal sanitario  para atender las consultas. Y  aquí en la Diputación de Zamora, copresidida también por PP y Ciudadanos, se niegan a exigir a la Junta el cumplimiento de los acuerdos adoptados democráticamente en las Cortes de Castilla y León, siendo cómplices de sus jefes, dando la espalda a los pueblos, dando la espalda a los vecinos, defendiendo el interés partidista por encima del interés general de los ciudadano.

El Grupo de Diputados del PSOE ha trabajado con lealtad desde la oposición, presentando propuestas y alternativas en positivo que siempre han sido rechazadas. Y seguirá trabajando para cambiar la Diputación. 


Propuestas a favor de los pueblos y del Medio Rural


El Grupo Socialista también ha denunciado el lamentable funcionamiento institucional del equipo de Gobierno que convoca Comisiones informativas carentes de contenidos, en muchas ocasiones incluyendo la aprobación del acta de la sesión anterior y otras muchas ni tan siquiera eso. Un hecho vergonzante que demuestra el desinterés absoluto de PP y Ciudadanos por la grave situación social y económica de la provincia de Zamora.