Flashes del verano: Fermín Rodríguez, un hombre detrás de una cámara
Fotos cedidas por Fermín Rodríguez

Flashes del verano: Fermín Rodríguez, un hombre detrás de una cámara

|

GALERÍA DE IMÁGENES

A falta de crónicas taurinas, tenemos que echar mano de compañeros que nos  refresquen un verano, sin toros, a través de fotos y vivencias de otras temporadas, y al mismo tiempo reconocer sus valores. Sirva también de homenaje a todos los gráficos.


Fermín Rodríguez, es un medinense que se aficionó a la fotografía desde adolescente. Con 14 años ya disparaba su “Verlisa II”, e incluso llegó a revelar las fotos en blanco y negro en el cuarto oscuro. Más tarde, hacia los 23, comenzó a colaborar con La Voz de Medina compaginando su trabajo de conductor.

Domina todas las “suertes” de la fotografía, pero hizo especial hincapié en la tauromaquia desde que en la Avenida de Portugal y en el coso “Del Arrabal” comenzó a captar a los corredores desde las talanqueras y cortadores. Luego fue ampliando conocimientos fotográficos logrando bellas imágenes del toreo de montera allá por los 80-90 hasta la actualidad.


Desde hace unos años colabora con intensidad con la web de la Federación Taurina de Valladolid, donde Jesús Garañeda pone la pluma. Sus fotos también han ilustrado crónicas taurinas en NCYL antes de incorporarse nuestra gráfica Natalia Calvo. Fermín siempre está ahí con su afabilidad y sus fotos, como cuando desde la desaparecida revista 6toros6 le pedían alguna imagen especial.


Pero no sólo de toros vive el hombre…Fermín, que es muy de su terruño, también aprovecha su Nikon para reflejar en sus bellas y sugestivas fotos la importante Semana Santa medinense, cuya imagen del cartel del año 2017 es obra suya. Ganó el VI Concurso de Fotografía organizado por la cofradía penitencial Nuestro Padre Atado a la Columna con una imagen de la Promesa de Silencio titulada “La Promesa”.


Fue también ganador de la XXIII edición del Concurso Fotográfico Taurino Internacional, que bajo el nombre de “Alberto Pinedo Nozal”, organiza la peña taurina “El Torrero” de Zaragoza.


En 2012, volviendo a lo taurino, expuso en el salón azul del consistorio iscariense una serie de obras titulada “Gestos toreros en blanco y negro”. Preciosa muestra a la que Garañeda dedicó frases elogiosas, llenas de calidez y amistad.


“La foto de la que guarda mejor recuerdo es la que está por hacer”, dice el bueno de Fermín, quién siente una gran satisfacción cuando consigue la imagen perseguida durante una tarde de toros, como la de Morante fumándose un habano antes del paseíllo.


Enhorabuena, compañero. Nos vemos en el camino taurino cuando nos lo permita esta terrible pandemia.