Minguela, un segoviano que triunfó en la corte vallisoletana
FOTOS: Minguela y Cromos Panini

Minguela, un segoviano que triunfó en la corte vallisoletana

|

GALERÍA DE IMÁGENES


Llegó de adolescente desde la Gimnástica Segoviana a un Valladolid que lo acogió con los brazos abiertos. Tenía 17 años y todas las ilusiones que un joven pretende a esa edad. Sosegado, afable y motivador, ahora ejerce la política repartiendo juego como estratega que fue en el terreno deportivo.


Luis Mariano Minguela Muñoz, segoviano de Frumales. Centrocampista y de los buenos. Militó durante 15 temporadas en el Real Valladolid jugando 408 partidos. En Valladolid siempre será recordado, al margen de sus cualidades como futbolista y como persona, por los campos de fútbol que llevan su nombre. Minguela afronta esta entrevista con la experiencia que dan los años.


P.- ¿Te sirvió la estrategia vivida en el fútbol para llevarla a la política?


R.-  No mucho. La política no tiene nada que ver con el deporte, El deporte es mucho más noble que la política.


P.- ¿Cómo fueron tus comienzos con el balón?


R.- Yo estudiaba en el instituto Angel del Alcázar de Segovia y mi hermano mayor, Antonio,  jugaba en la Gimnástica Segoviana. Él fue quien me inició y animó a jugar en los juveniles de la Gimnástica; empezamos en División de Honor y nos enfrentábamos al Real Madrid, Atlético, y también al Real Valladolid.


P.- ¿Y el fichaje por el Real Valladolid?


R.- Pues al año siguiente. Fuimos dos de la Gimnástica, Pablo Gila y yo.

La política no tiene nada que ver con el deporte, El deporte es mucho más noble que la política“.


P.- ¿15 temporadas en la élite del fútbol (3 en Segunda) dan para hacerse rico?


R.- En aquellos tiempos no. No se ganaba tanto dinero como ahora, que en algunos casos se cobran cantidades astronómicas.


P.- Infinidad de entrenadores a lo largo de 15 años. A veces cuatro en una temporada. ¿Sinceramente, Luis, de qué míster guardas mejor recuerdo?


R.-Tengo recuerdos de muchos, pero si tengo que destacar a alguno destacaría a Paquito que me dio la oportunidad de debutar en el primer equipo, y a Vicente Cantatore por su forma de motivar al jugador. Te hacía sentir el hombre más importante del equipo.


P.- ¿Y el que peor te trató? Si es que alguno lo hizo.


R.-No he tenido entrenadores que me trataran mal. Sí he tenido entrenadores que han contado más conmigo que otros.


P.- Y otros cuantos presidentes. ¿Alguno en especial que te dejara gratos recuerdos¿


R.- El primero que tuve en juveniles Fernando Alonso, y Miguel Angel Pérez Herranz, que entendía que si las cosas iban bien los jugadores tenían que ganar acorde con la situación.


P.- ¿Y de compañeros?


R.-He tenido compañeros extraordinarios como personas y como jugadores. Jorge Alonso, Eusebio, El Galgo, Andrinua, Gonzalo, Ravnic, El Pato. Ruski, Llacer, Albis, Polilla, Gail, Borja y muchos más.


P.- ¿Te llegaron ofertas de otros equipos?


R.-Sí, el Betis, -al que no me dejó ir Gonzalo Alonso- el Sevilla, el Sporting, el Zaragoza, la Real Sociedad, el Mallorca. Que yo sepa…


P.- Hay una frase de Valdano que yo la utilizo para todos los ámbitos de la vida. “El fútbol es tan generoso que permite la expresión de iletrados” ¿Había muchos iletrados en el fútbol de tu época?


R.-Algunos, no muchos.


P.- ¿Y en la política actual?


R.-En la política actual, creo que hay bastantes iletrados…


P.- ¡Cuéntanos tu paso por la Selección Española!


R.-Estuve preseleccionado con 18 años para ir al Mundial de Japón Juvenil, que no pude asistir por una fractura de tibia. Después jugué con la selección Sub-21 dos partidos contra Holanda y Italia.

Y en el año 1989 debuté con la absoluta un partido amistoso en Vigo como homenaje a un jugador del Celta. Y uno oficial en La Coruña contra Polonia.


P.- Hemos leído que tras tu retirada (32 años) por lesiones acumuladas, le ofrecieron un puesto en el Real Valladolid…



R.-Sí, es cierto. Me ofrecieron que siguiera en el club, y estoy todavía esperando que me hagan una oferta…

“En la política actual, creo que hay bastantes iletrados”…


P.- ¿Si te hubieran garantizado ese puesto prometido en el club habrías optado por la política?


R.-Pues seguramente no.


P.- Sin embargo en la política te ha ido muy bien. Gozas de un prestigio bien ganado como alcalde de Laguna de Duero (ahora concejal) y diputado provincial del Partido Popular.


R.-En política se viene a servir a la gente y a trabajar con honradez y lealtad, y el que no lo entienda así, sobra…


P.- ¿Se adaptó tan bien a la política como lo hizo en el fútbol?


R.-Al principio te cuesta un poco adaptarte a la política. Al fútbol es más fácil acomodarte.


P.- ¿Dónde se reciben más “patadas”?


R.-En los dos campos.


P.- ¿Y cuáles son las que más dolor producen?



R.-Las del fútbol se aguantan bien, Las políticas duelen más…

“En política se viene a servir a la gente y a trabajar con honradez y lealtad, y el que no lo entienda así, sobra…


P.- ¡No pasamos por alto lo taurino, porque sabemos de tú afición!


R.- Sí, soy amante de la Fiesta y actualmente me inclino por Roca Rey. Pero también me gustan los de “pellizco” como Paula y Morante y valor como José Tomás. Siempre seguí a los toreros vallisoletanos desde Roberto Domínguez, Jorge Manrique, David Luguillano, Manolo Sánchez, Joselillo, etc. Nunca olvidaré el brindis de Jorque Manrique.



Pues fue todo. Un placer haber podido hacer esta entrevista a un personaje tan interesante y popular como es Minguela, al que conozco desde hace más de 30 años a través de los comunes amigos Luis Real y César Lomas, que entonces llevaban las riendas de un Real Valladolid liderado por Andrés Martín. La amistad continúa a través de “La Fuga” donde nos reunimos con cierta frecuencia. Suerte, Luis. Lo mereces.