¿Qué actividades son más peligrosas para el contagio de coronavirus?

¿Qué actividades son más peligrosas para el contagio de coronavirus?

|

En un momento importante de necesidad de aplanar nuevamente la curva del coronavirus tras el aumento de los últimos días, se hace esencial aminorar al máximo el riesgo de contagiarse. Así lo han expresado durante esta semana las caras más visibles de este año en Castilla y León, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado. 


Para ello, cualquier ayuda es buena. Por ello se ha pedido limitar al máximo los contactos y así no vivir una situación similar a la que ya se ha vivido e intentar que los contagios no sigan creciendo para tener que tomar medidas más drásticas que las ya tomadas, como la limitación del aforo en la mayoría de las actividades. 


A ello se suman diferentes estudios como el realizado por la Asociación Médica de Texas en el que analiza la posibilidad de contagiarse según la actividad que se esté realizando. De esta manera, y del uno al nueve han situado las diferentes actividades. 


Entre poca posibilidad de contagio se encuentra, por ejemplo, recoger el correo, que podría ser también en tirar la basura. Un poco más peligroso, en el dos, estaría jugar al tenis o ir de camping, así como echar gasolina. 


En el siguiente número se encuentra ya realizar la compra, al mismo nivel que monar en bici con otras personas o caminar. En el nivel cuatro estaría pasar un fin de semana en un hotel, comer en una terraza, caminar en lugares con mucha gente o estar una hora en un patio de colegio, entre otras cosas. 


Las barbacoas, playas, los centros comerciales y las visitas a otras casas están en el nivel cinco, mientras que uno más arriba se encuentran ya las comidas familiares o de amigos, así como trabajar una semana en una oficina o nadar en una piscina pública, así como el colegio o los campamentos. 


Ya con un alto riesgo se encuentra la asistencia a una boda o funeral, el avión, jugar a un deporte de contacto en un pabellón, cortarse el pelo o comer en el interior de un restaurante y a solo un paso del mayor riesgo, comer en un buffet, hacer deporte en el gimnasio o ir a un parque de atracciones o una obra de teatro, así como los saludos con la mano. 


Por último, en el nivel más alto, se encuentran los eventos multitudinarios como los conciertos, partidos de fútbol o, incluso, los bares conocidos como anteriormente o a un acto religioso con cerca de medio millar de personas.