Exigen la reapertura de los centros de salud y un cambio en el modelo mayor en una carta "en defensa de la sanidad rural"

Exigen la reapertura de los centros de salud y un cambio en el modelo mayor en una carta "en defensa de la sanidad rural"

|

Diferentes coletivos de Castilla y León han vuelto a poner el foco en "la necesidad de un cambio de modelo en la Sanidad en nuestro mundo rural, que viene exigido por el deber de garantizar el acceso al derecho básico a la salud en iguales condiciones a las personas que vivimos en los territorios rurales". 


De esta manera, y "frente a un modelo asistencial", proponen "un modelo sociosanitario que integre en la planificación de los programas de salud pública a los profesionales sanitarios junto a los profesionales de los servicios sociales, a las entidades locales, a la población y las estructuras sociocomunitarias existentes en cada territorio". 


Este modelo, que se encuentra en construcción según informan y al que se pueden unir más personas y colectivos, pretenden hacérselo llegar a la Junta de Castilla y Léon.


"La emergencia sanitaria provocada por la covid-19 ha puesto de manifiesto dos cosas fundamentales: por una parte, la importancia esencial de los servicios sanitarios públicos en la protección y cuidado de la población y, por otra parte, los efectos de los recortes y privatizaciones propiciados por las políticas sanitarias en los últimos años. Ambas cosas unidas han dejado en evidencia las deficiencias de un sistema sanitario que no es el mejor del mundo (como a veces se ha dicho) y que, por tanto, necesita una profunda reestructuración para responder a una nueva realidad", afirman.


De esta manera, como indican, en las semanas más críticas de la pandemia, se concentró a los sanitarios en centros de salud comarcales para centrar los esfuerzos en el coronavirus con la atención limitándose a las consultas telefónicas. "Esta situación excepcional y provisional se ha prolongado en el tiempo de manera injustificada y, después de casi tres meses, con la situación epidemiológica bajo control en prácticamente todas las zonas rurales, la atención primaria continúa confinada en los centros de salud y la población de los núcleos locales, constituida mayoritariamente por personas mayores, en muchos casos con dolencias crónicas, agravadas quizás con cuadros de miedo o ansiedad, permanece desatendida por parte de los profesionales sanitarios", critican. 


Pese a ello consideran necesaria la reorganización de los servicios sanitarios aunque "en una línea y desde un enfoque muy diferentes al proyecto en marcha de la Junta" que se asiente en cuatro pilares. El primero es colocar a las personas en el centro, mientras que también piden un sistema sanitario más humanista. "La figura del médico de atención primaria o médico de familia es esencial desde una concepción humanista de la sanidad y debe ser potenciada al máximo", dicen, especialmente en el mundo rural, para lo que se necesita hacer más atractivas estas zonas. 


En tercer lugar, ponen el foco en las estructuras comunitarias y en la coordinación de las instituciones, así como en el propio territorio, "amenazado por la especulación del capital financiero" y que "sufre un nuevo proceso de expolio y agresiones en forma de minería extractiva a cielo abierto, macrogranjas industriales o inmensas plantas de producción de energía". 


En resumen, reivindican el acceso a la Sanidad como un derecho "y no como una gracia" a través de un nuevo modelo sociosanitario. Para ello, exigen que se mantengan abiertos los consultorios locales y, por tanto, rechazan el modo de funcionamiento a base de citas previas. De este modo, piden una plantilla sanitaria para atender a una población dispersa y proponen crear la figura del sanitario rural y reivindican una cobertura informática adecuada en las zonas rurales.