Manifestación de madrugada de los hosteleros en la Plaza Mayor: "El protocolo es casi más estricto que el de un hospital"

Manifestación de madrugada de los hosteleros en la Plaza Mayor: "El protocolo es casi más estricto que el de un hospital"

|

La Confederación de Empresarios de Salamanca ha exigido a las administraciones ayudas directas a las empresas de ocio nocturno que se han visto obligadas a cerrar tras el último acuerdo para "así frena el tremendo impacto que esta crisis sanitaria está teniendo en la economía y el empleo". 


Ante ello, así, CES ha criticado la "decisión extrema" del Gobierno central y la postura de la Junta en la que "ni tan siquiera matiza algunas de las actuaciones adoptadas” para responder a la situación de especial riesgo derivada del incremento de casos positivos por coronavirus, entendiendo CES que no se han aportado datos precisos para Salamanca en los que el nivel de contagio esté estrechamente relacionado con los locales de ocio nocturno. 


La organización empresarial cree que existen otras medidas "menos drásticas" como respetar el distanciamiento entre mesas y concienciar de que se ponga la mascarilla nada más finalizar el consumo. El presidente de CES, José Vicente Martín Galeano, subraya que “no hay que criminalizar al empresario siempre”, puesto que éste está adoptando las medidas correctas, y recuerda que los establecimientos de ocio nocturno de Salamanca están cumpliendo escrupulosamente con todas ellas, entre las que figuran la realización de tests a todos los trabajadores, el control de acceso para vigilar el aforo, desinfección de mesas, puesta a disposición del cliente de gel hidroalcohólico y toallitas individuales, código QR en las cartas, música baja o la retirada de servilletas y palillos de las mesas. 


“El protocolo que están siguiendo los locales de ocio nocturno de Salamanca es casi incluso más estricto que el de un hospital. Las empresas salmantinas del sector están siendo responsables y la juventud que acude a estos locales tiene un buen comportamiento, a diferencia de lo que ocurre en los botellones”, puntualiza. 


En este sentido, CES apela a la “responsabilidad individual” para frenar los contagios que se están produciendo y aboga por que se endurezcan las sanciones impuestas a aquellas personas que participen en botellones en la vía pública, en pisos o en cualquier otro lugar donde no haya un control ni supervisión, poniendo así en riesgo la salud del resto de la ciudadanía. “Salamanca es una ciudad segura, pero todos de forma individual tenemos que ser conscientes de que un mal comportamiento por nuestra parte puede perjudicar al resto, fomentar contagios y acarrear muertes”. 


Por tanto y, ante este nuevo escenario para el sector, CES cuestiona también la retirada de las terrazas de los locales de ocio nocturno, que se ven perjudicadas “sin tener culpa de nada”. “La hostelería es uno de los motores de la economía salmantina que emplea a un gran colectivo de profesionales y atrae turismo”, se reivindica, por lo que CES pide a las Administraciones “más empatía y responsabilidad” con el empresariado de este sector que en estos momentos está sufriendo las terribles consecuencias económicas del Covid-19.


Por todo ello, la patronal de empresarios insta al Ayuntamiento de Salamanca a estudiar la posibilidad de permitir la apertura de las terrazas de ocio nocturno, cumpliendo por parte de las mismas siempre los protocolos establecidos, y facilitar así las condiciones para el reinicio de la actividad económica de esta parte del sector, como así lo hizo en la Fase 1 del Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad, cuando permitió la instalación y ampliación de terrazas en los establecimientos de hostelería y restauración para ayudar al sector.  


Manifestación en la Plaza Mayor


La Asociación de Hostelería de Salamanca, por su parte, ha anunciado una manifestación para la madrugada del viernes al sábado en la Plaza Mayor contra el cierre de los establecimientos de ocio nocturno. 


En concreto, según informan, esta tendrá lugar a la 1 horas en el ágora charra bajo el lema 'En Salamanca todos somos hostelería'.