De tentadero por tierras palentinas con Pedro Andrés

De tentadero por tierras palentinas con Pedro Andrés

Tentó un eral y una utrera en la ganadería de Conchi Quijano y Jesús Caminero. Pedro Andrés evoluciona admirablemente. Su nuevo apoderado, Jorge Manrique, le asesoró y le ayudó capote en mano.
|

Pedro Andrés es un jovencísimo alumno de Vitoria que acude cada semana a la Escuela Taurina de Rioseco dónde aprende el toreo con el maestro Santiago Luguillano y el sempiterno Chaca, un auténtico maestro del toreo de salón.


Al novillero de Vitoria le hemos venido siguiendo a través de los tentaderos del certamen riosecano y hoy, en la ganadería de Conchi Quijano y Jesús Caminero, le hemos visto una notable progresión ante una vaca y un eral. Estático y estético, el joven novillero brilló con ambos animales, mejor con el eral que tuvo enorme calidad, pero blandeó y tuvo poca duración.


Toreo vertical, con buenos aires toreros. Se queda quieto mostrando sobrado valor y hace cosas muy interesantes en la cara del toro. Sabe colocarse y cambiar de inmediato de terrenos cuando su apoderado se lo indica. Significa que sabe aprender. Es otra cualidad cuando se empieza en esto del toro. En el tentadero, intervinieron Jesús del Bosque a caballo y los subalternos, Jesús Herrero, de Tiedra, y el vasco Nahum Moreno.


El novillero vitoriano, que vivió desde muy niño el toreo en su casa, nos habló de su afición y de su debut con 13 años en Logroño bajo la influencia de su padre que quiso ser. Jesús Andrés, su padre, procede de tierras vallisoletanas como es la ribereña y vinícola Pesquera de Duero.


A principios de año lo vimos de tapia en Iscar en un tentadero público, luego fue llamado por el equipo de Martín Arranz a través de José Luis Bote para los tentaderos de El Batán y repitió. La llamada de Martín Arranz es ilusionante porque, el que fuera apoderado de Hermoso de Mendoza, Joselito y José Tomás, tiene en proyecto poner en marcha una escuela taurina en Madrid con una sociedad denominada Tauromaquias Integradas. Y lo que toca Martín Arranz suele convertirse en éxito asegurado.


Tras el tentadero, conversamos con Jesús Caminero quién nos mostró el ganado en los cercados. En la finca El Pisón pastan 90 vacas de vientre con sus reatas. El ganadero de Carrión de los Condes se lamentaba de la crítica situación motivada por la pandemia. En septiembre espera ser llamado por la organización de las novilladas que patrocinará la Junta, con el fin de lidiar algo en un año que se le ha pasado en blanco, como al resto de los ganaderos de bravo.


A la vuelta, Conchi Quijano, esposa del mayor de los hijos de Simón Caminero, tenía preparadas unas viandas que consumimos con deleite. La finca está preparada para recibir visitas y celebrar reuniones familiares y taurinas para peñas y grupos de amigos. La coqueta plaza de tientas dispone de chiqueros y un altillo para el público que se nos antoja pequeño.


 Las viandas se sirvieron en un salón decorado con motivos taurinos que guardan recuerdos de la familia Caminero. Nos acompañó Gonzalo Santonja y María Antonia, su esposa. También saludamos a gentes de Vitoria y de Rioseco como Manolo Lobato, descubridor y asesor del novillero, Herminio Jiménez El Chaca, Chema Rueda y su esposa, así como el carismático Simón Caminero.


Deliciosa jornada campera la que nos brindaron Conchi Quijano y Jesús Caminero. Nos faltó saludar a Lola, la única hija del matrimonio quién se encontraba de vacaciones por Asturias con unos familiares.


GALERÍA DE IMÁGENES