Los fisioterapeutas avisan de que los saltos en piscinas o en mar pueden provocar "graves lesiones"

Los fisioterapeutas avisan de que los saltos en piscinas o en mar pueden provocar "graves lesiones"

|

Los fisioterapeutas han avisado de que los saltos en piscinas o en mar pueden provocar "graves lesiones", ya que se puede chocar contra la masa de agua o el suelo y sufrir una grave lesión medular.


En España se producen cada año entre 800 y 1000 lesiones medulares y entre 4-11 por ciento se deben a actividades deportivas o de ocio propios del verano, siendo el 5 por ciento por zambullidas, especialmente varones jóvenes primordialmente.


"Las consecuencias de una mala zambullida pueden ir desde una fractura más o menos leve hasta una lesión medular o un ahogamiento si se pierde la conciencia. Es importante que al realizar los saltos, los brazos vayan por delante para proteger el cuello y la cabeza en caso de impacto", han dicho desde el organismo.


Además, prosiguen, los juegos alrededor del borde de la piscina pueden dar lugar a resbalones y torceduras de tobillo a causa del agua evacuada. "Por ello, es necesario actuar con sentido común y evitar una visita al socorrista, si fuera leve, o a los servicios de urgencia del centro de salud más cercano o del hospital", han señalado.


En sitios como la playa, los acantilados, zonas portuarias, ríos o pantanos, en los que el agua puede ser menos clara, el elemento más importante a tener en cuenta es la profundidad. Así, los fisioterapeutas han informado de incorporándose al agua de pie se puede tantear si existen piedras o troncos que puedan provocar daños.


"Cada verano en nuestro país se producen casos de lesiones medulares por irresponsabilidades de los bañistas y en la mayoría de las ocasiones podrían haberse evitado tomando las medidas oportunas y siendo conscientes del peligro", han avisado desde el colegio.


Ahora bien, en caso de presenciar una caída o un salto peligroso, los expertos han destacado la importancia de avisar inmediatamente al 112 y, sólo en caso de tener los conocimientos y la capacidad física necesarios, socorrer a la persona herida.