La retirada del triunfo de la personificación de la perseverancia y el trabajo

La retirada del triunfo de la personificación de la perseverancia y el trabajo

|

El querido y veterano Octavio Magadán, jugador del Balonmano Zamora, ha dicho adiós a su carrera profesional. Con 34 años y más de 25 jugando a balonmano, el leonés afincado en Zamora ha decidido retirarse debido a una lesión en su rodilla izquierda. 


Atrás quedan muchos partidos, el último ante Zarautz donde anotó cinco tantos el pasado 14 de septiembre. Después, en un entrenamiento, un mal gesto le ha apartado de las pistas hasta que ha decidido la retirada. 


Octavio llegó a Zamora en 2005 con apenas 19 años y desde entonces no ha dejado de crecer. Compitió cuatro años en Segunda Nacional y en 2009 conseguía el ansiado ascenso a Primera Nacional en Vigo (Pontevedra), categoría en la que el primer equipo del club se mantuvo durante otras cuatro temporadas. 


En mayo de 2013, en Soria, todo cambió. El destino dio un giro vertiginoso y el CD Balonmano Zamora disputaba una fase de ascenso de ensueño que llevaba a aquel grupo férreo y compacto de amigos a División de Honor Plata. Un grupo heterogéneo y plenamente amateur, alcanzaba una categoría semiprofesional.


Poco después, se logró ascender a Asobal, aunque se descendiera nuevamente para volver a ascender y a descender. Tantas aventuras y desventuras, siempre con Octavio en el equipo. "Nos ha hecho infinitamente mejores jugadores y mejores personas. Cualquiera que fuera la categoría, concluía entre los máximos goleadores. No le recuerdo un mal gesto en el campo. Siempre con el respeto por bandera y con una sonrisa en la cara", señalan desde el Balonmano Zamora. 


"Octa no vestirá más la camiseta de su club, pero todos los aficionados la podrán ver colgada con su número 9 en el Ángel Nieto. Un dorsal que ya nadie más vestirá en nuestro club en homenaje a un gran jugador y, sobre todo, a una gran persona que triunfó en su deporte como una persona normal. Gracias por permitirnos soñar".