Agricultura encomienda a Tragsa las obras de la red de drenaje del regadío de Arabayona

Agricultura encomienda a Tragsa las obras de la red de drenaje del regadío de Arabayona

|

El Consejo de Gobierno ha autorizado este jueves a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural encargar la realización de las obras de interés general correspondientes a la red de drenaje de la zona regable de Arabayona (Salamanca) a la Empresa de Transformación Agraria, S.A. (Tragsa).


Según ha explicado el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, esta encomienda de gestión está motivada por el carácter de urgencia de las obras debido a que el nivel freático en las tierras más bajas de la zona regable ha ascendido de forma "preocupante" en los tres últimos años y en esta campaña, con la alta pluviometría registrada, los problemas se han incrementado "sustancialmente".


A esto ha añadido que la actuación a desarrollar conlleva una "especificidad y complejidad de ejecución altas" debido a los materiales a emplear y a las técnicas de precisión que deben emplearse para su colocación, "debiendo adecuarse, además, a las redes de riego ya instaladas, a las labores agronómicas de las explotaciones de regadío y a una correcta coordinación con la instalación de los drenes en parcela, obras complementarias que abordará la Comunidad de Regantes de Arabayona".


En concreto, las obras, a las que se van a destinar 2.424.852 euros, afectarán a una superficie de 750 hectáreas con problemas de inundaciones, de las 3.319 que abarca la zona regable de Arabayona (Salamanca) y van a mejorar las condiciones de trabajo de 865 regantes.


"Esta actuación del Gobierno autonómico viene motivada por la presencia, en los últimos años, de encharcamientos en determinadas tierras de la zona regable que impiden el aprovechamiento de las tierras en esta zona de regadío", ha añadido Igea.


Para solucionarlo, ha explicado el portavoz, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha elaborado un estudio técnico riguroso, del que ha surgido la necesidad de actuar en la zona regable mediante la creación de un sistema de drenaje.


Este territorio de regadío se enmarca en la zona regable de La Armuña en Salamanca, con más de 45.000 hectáreas de nuevo regadío que se está desarrollando en tres fases o subzonas: Villoria, Armuña y Arabayona.