Controlados y extinguidos todos los incendios que se encontraban activos en Castilla y León

Controlados y extinguidos todos los incendios que se encontraban activos en Castilla y León

|

Con muchos incendios pero sin excesivas complicaciones ha empezado el verano en Castilla y León. Más allá de especialmente el incendio de Anllarinos del Sil, en el que se necesitaron casi tres días para apagarlo y se llevó por delante 80 hectáreas, el resto han sido cuestión de horas. 


De esta manera, según el último parte de la Junta de Castilla y León correspondiente a las 10 horas, entre las 19 horas de este sábado y el domingo se han registrado otros siete incendios y se han extinguido o controlado de los que se encontraban activos, además, otros cinco, siempre sumados a los que ya se había conseguido vencer. 


De estos nuevos, Burgos registró uno en Treviño que apenas quemó 0,01 hectárea de fardos de paga y ya se encuentra extinguido.


Salamanca también ha registrado otros dos en las últimas horas en Cantalpino y Montejo, ambos accidentales por la línea eléctrica y entre ambos apenas han ardido 0,2 hectáreas de cereal o pasto. 


Segovia, Soria y Zamora completan los otros tres registrados por la tarde noche de este sábado. En el primer caso, se dio en Fuentemizarra pero un amplio dispositivo lo dio por extinguido poco después tras arder 4,5 hectáreas de cereal. Soria, por su parte, registró uno menor en Carazuelo con daños en 1,63 hectáreas de cereal y matorral. 


Zamora, por último, tuvo dos. Uno en San Román del Valle, intencionado y de muy poca importancia, y otro accidental por motores y máquinas en Villavendimio, que desplazó a una mayor cantidad de gente y acabó quemando más de siete hectáreas de cebada y rastrojo. 


Otros cinco extinguidos


Más allá de las 19 horas, entre los que se encontraban activos, los Servicios de Extinción lograron sofocar las llamas de Revilla Vallejera, en Burgos, tras quemar casi 25 hectáreas de terreno agrícola, así como otro en Villela, con menos de una hectárea de brezal. 


Otro incendio reproducido en León, el de San Vicente, se encuentra actualmente en perimetración tras lograr su extinción por la noche. Mientras, en Carucedo ha ardido casi una hectárea de castaños, matorral y escobas hasta que lograron extinguirlo de madrugada. 


Por último, otro incendio en Segovia, en Moraleja de Cuéllar, se extinguió por la tarde tras arder 0,8 hectáreas de cereal.