El turismo rural, la alternativa para muchos este verano con una ocupación de más del 80%

El turismo rural, la alternativa para muchos este verano con una ocupación de más del 80%

Los primeros fines de semana de 'nueva normalidad' vence a los destinos de playa
|

El turismo rural en Castilla y León siempre ha sido una gran fuente de ingresos. No en vano, ya en 2019 un total de 829.451 viajeros pasó por los alojamientos existentes en la comunidad en lo que suponía un 1,3% más que el año anterior. 


Ese crecimiento constante, según las cifras de la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos emitida por el Instituto Nacional de Estadística, han llevado a la comunidad a tener también un gran número de pernoctaciones hasta las más de 1,8 durante el año pasado. 


Lo anterior refleja que, en base a lo que se ve en otras comunidades, Castilla y León fue en 2019 la región más visitada para hacer turismo rural copando casi una de cada cinco pernoctaciones. 


Ello, evidentemente, se va a haber reducido durante este año debido a la pandemia aunque, por otro lado, la vuelta del turismo rural ha sido más fuerte de lo que solía ser otros veranos. La reducción de aforo en las playas y el miedo por el coronavirus ha provocado que muchos hayan decidido buscar lugares menos concurridos. 


Queda claro en las propias páginas de reserva de alojamientos rurales, en los que es complicado encontrar alguno libre a corto plazo e incluso a largo se ven también una gran cantidad de reservas. 


Esto ocurre, eso sí, en la gran parte del país en la que ocurre lo mismo mientras que los destinos de playa no están siendo muy elegidos. No en vano, los hosteleros se encuentran preocupados en la mayoría de las costas por la baja afluencia, de momento, de turismo nacional e internacional. Mientras, eso sí, hay playas como la de Gijón que ya han tenido que cerrar en varias ocasiones por cumplir su aforo máximo. 


Por contra, pese a tener cada vez más seguidores, el mundo de las casas rurales se ha convertido en la estrella del verano hasta el punto de llegar a casi el 100% de ocupación en los destinos y tener que buscar muy a fondo para encontrar alguna disponible.