Todo lo que debes saber y hacer si vas a visitar a un familiar a una residencia de mayores o a un centro de personas con discapacidad en Castilla y León
Imagen de archivo

Todo lo que debes saber y hacer si vas a visitar a un familiar a una residencia de mayores o a un centro de personas con discapacidad en Castilla y León

La Junta de Castilla y León publicó una extensa guía de 34 páginas el pasado 19 de junio con todas las directrices
|

La Junta de Castilla y Léon elaboró el pasado 19 de junio una hoja de ruta a seguir, en forma de guía, para las actuaciones a seguir en las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y de personas con discapacidad en Castilla y León.


En ella podemos encontrarnos todas las medidas de higiene y prevención establecidos para evitar nuevos contagios, conocer la figura del “profesional de enlace”, que sirve para coordinar ágilmente con la administración sanitaria y servicios sociales lo que pueda acontecer en relación con la pandemia o la nortmativa a seguir para las visitas.


En la fase de nueva normalidad, se permiten visitas a todas las personas residentes, negativas en covid19 y sin sospecha de contagio, y que residan en centros libres de covid19 activo.


Esta visitas se establecen sin limitación previa del número de visitantes por usuario ni tiempo de visita, tanto en los espacios exteriores del centro, si cuenta con ellos, como en los espacios interiores, coincidentes o no, pero siempre acomodadas a la capacidad organizativa y estructural del centro, al objeto de poder dar cumplimiento al mantenimiento de todas las medidas de higiene y prevención necesarias y al distanciamiento de seguridad de usuarios y familiares.


Con carácter general, las visitas deben seguir las indicaciones siguientes:


  • La visita con el centro residencial deberá ser concertada de forma previa.
  • El centro informará al visitante de las condiciones y requisitos que deberán seguirse en el desarrollo de la visita, recordándole de forma específica que no podrá acudir a la visita si tiene sospecha o algún síntoma de Covid-19; y por supuesto tampoco en caso de ser caso confirmado o contacto de un caso, ya que en esa situación, tiene además obligación de permanecer en su domicilio. 18
  • Las visitas deberán pasar por un circuito de desinfección, “con agua lejía para los zapatos” y después realizar un secado con papel secante o similar, en la zona de entrada a la residencia y zonas de paso.
  • La visita deberá proceder a un lavado de manos nada más entrar al centro o utilizar gel hidroalcohólico.
  • La visita y el residente usarán mascarilla higiénica o quirúrgica y guardarán la distancia de seguridad de 1,5 metros.
  • Como regla general, no se recomendará el contacto físico al objeto de minimizar el riesgo de un posible contagio.
  • La visita será preferentemente al aire libre y siempre fuera de la zona de habitabilidad del resto de personas.
  • Si el centro no dispusiese de zona exterior, o no fuese posible acceder al mismo, y la visita se efectuase dentro del centro, se habilitará una zona para la visita debiendo guardar la distancia de seguridad y usar el material de protección adecuado. La zona habilitada para la visita debe estar separada de todas las demás zonas y ser exclusiva.
  • La visita programada deberá ser exclusivamente para el usuario para el que se pidió cita. Con la intención de minimizar los riesgos, no estarán permitidas visitas cruzadas con otros usuarios residentes en el mismo centro.
  • Se habilitará un solo ascensor para el desplazamiento de residentes que será utilizado de 1 en 1 en caso de que no permita el espacio mantener la distancia de seguridad y no se lleve mascarilla higiénica o quirúrgica.
  •  • Se realizará limpieza de pies, de sillas de ruedas y andadores a la entrada y salida de las plantas a las zonas comunes y viceversa.

  • En la zona de visitas se procurará que haya un cubo de basura, si fuera posible con sistema de apertura con pedal, una caja de pañuelos desechables, gel hidroalcohólico, etc. Estas salas tendrán los mínimos elementos imprescindibles y de fácil desinfección (sillas de material plástico, evitar elementos de tela, evitar cortinas,…) para que, tras su uso por un residente y su familiar, y previo a un nuevo turno de visitas, se proceda a una desinfección rápida y segura, y se ventilará el área evitando la creación de corrientes.
  • Tras la visita, se procederá a la limpieza de la zona.
  • El centro residencial deberá contar con procedimientos específicos para regular la entrada y la salida de las visitas con el fin de evitar aglomeraciones con los trabajadores y resto de residentes. • Se llevará un registro de entrada y salida de cada visita (datos completos con teléfono de contacto, y control del horario de la visita).
  • Es recomendable la toma de temperatura de los visitantes, con el objeto de disminuir el riesgo por posibles asintomáticos. 19 De forma excepcional, se podrían permitir, previa valoración de la autoridad competente, visitas en centros con casos activos de covid, siempre que el centro contase con una adecuada sectorización que permitiera una delimitación muy precisa el área y quedaran aseguradas todas las medidas de higiene y prevención de contagios. Las visitas a los usuarios de los centros residenciales que se realicen por razones excepcionales, tales como el final de la vida o el alivio de descompensación neurocognitiva del residente, podrán realizarse aunque el centro tenga casos de covid19.
  • En estas situaciones y a efectos de minimizar los riesgos, en el acompañamiento en fase terminal de los residentes, se seguirán las indicaciones siguientes:

  • Se limitará a una persona acompañante al residente en esta fase terminal, previa firma del consentimiento informado sobre los riesgos de contagio de COVID-19.
  • Se habilitarán accesos y circuitos seguros de entrada y salida que garanticen el contacto mínimo con otros residentes y trabajadores del centro.
  • Se extremarán las medidas de prevención e higiene frente al covid19, tanto las medidas de protección individual, como las generales de las instalaciones.
  • La persona acompañante no podrá en ningún caso presentar sintomatología compatible con una posible infección por COVID-19.
  • El centro deberá llevar un registro nominal de las personas que realizan este acompañamiento.


  • La sospecha o detección de un brote en un centro residencial conducirá de forma automática al cierre del centro a visitas en tanto el brote no se considere epidemiológicamente controlado por parte de la autoridad competente.