La Diputación de Salamanca, condenada a pagar unos 100.000 euros por el 'caso Vegater'
Muelle fluvial de Vega de Terrón propiedad de la Diputación de Salamanca

La Diputación de Salamanca, condenada a pagar unos 100.000 euros por el 'caso Vegater'

La empresa damnificada, Vegater, pide unos 3,5 millones de euros y, por tanto, presentará recurso
|

El 'caso Vegater' que tiene sumido en la paralización el puerto fluvial de Vega Terrón, en cuanto a su gestión, ha tenido un primer atisbo de solución dictado por la Justicia, donde se dirime un contencioso cuyos orígenes se remontan a 1997 -durante la presidencia provincial del actual mandatario regional, del 2 de julio de 1996 al 20 de marzo de 2001-. Fecha en que la Diputación de Salamanca adjudicó a la UTE conformada por Inzamac, Centro Tecnológico, Grupo Financiero del Duero SA, Protur SL, Tecopy SA e Inzamac Centro de Calidad, en lo que se llamó como Vegater S.A., la gestión del puerto fluvial.


En el auto dado a conocer la semana pasada, el Juzgado 1 de lo Contencioso Administrativo de Salamanca condena a la Diputación de Salamanca a pagar 80.000 euros por rescisión de contrato con Vegater y otros 20.000 a una trabajadora. Además, si la institución provincial no repone el contrato a Vegater, tendrá que abonar cerca de otros 40.000 euros. Eso sí, la empresa 'perjudicada' reclama, por daños y perjuicios en la rescisión del contratao, unos 3,5 millones de euros. Por lo que, según ha tenido conocimiento NOTICIASCYL, la empresa recurrirá esta sentencia con el abono de cantidades.

 

Es que, tras casi 20 años de contrato -hasta su rescisión, y después de dejar pasar los plazos al no poder resolver el contrato- con la empresa Vegater SA, el equipo de gobierno no obligó a la concesionaria a pagar el canon acordado en el contrato. Así, a principios de 2015 se conoció que la empresa concesionaria de la gestión del muelle fluvial de Vega de Terrón no había pagado ni un solo euro del canon que le correspondía desde que se le concedió el contrato en 1997 y hasta el 31 de diciembre de 2014. La denuncia del grupo socialista en la Diputación obligó al equipo de Gobierno de Javier Iglesias a solicitar el pago de los canon que estuvieran dentro el periodo legal después de 18 años sin tener conocimiento alguno de lo que estaba pasando. Estos pagos no realizados de canon alcanzan los 600.000 euros.


Reclamación del canon 20 años después


Ya en el pleno de la Diputación de Salamanca, del 28 de enero de 2016, el equipo de Gobierno presidido por Javier Iglesias, informó a la oposición que se iniciaba un expediente de reclamación por incumplimiento de contrato contra Vegater. En esos días, además, la empresa decidió recurrir el expediente, porque echan mano de la inacción de los sucesivos equipos de Gobierno de la Diputación .


Vegate asegura en su defensa que en los 18 años de concesión la Diputación nunca se dirigió a la empresa para comunicar el impago o para requerir por el incumplimiento, ni en 1997 ni en años sucesivos; para la empresa, eso es suficiente para justificar que no se haya pagado y acusa a la Diputación de romper el principio de confianza y buena fe contractual.


El informa apunta también que cuando en 2002 se renovó el contrato, la Diputación ya tenía conocimiento de la situación y que era fundamentalmente, la misma por la que se pretendía resolver el contrato, que no era otro que el impago de canon. Cuestión que la semana pasada dirimió la Justicia a favor de la empresa concesionaria.


Según tiene conocimiento NOTICIASCYL, la intención de la Diputación, una vez resuelto el contrato con Vegater, es ceder la gestión del muelle fluvial, no las instalaciones del Centro de Recepción de Visitantes, a la empresa TRAGSA -de capital social íntegramente público- en cuyo accionariado ha entrado la Diputación de Salamanca. Anotar también que los ingresos de la Diputación, sólamente por el atraco de cruceros fluviales en el muelle, oscila entre los 150.000 y 200.000 euros anuales, que son de dinero 'limpio'.


Atrás quedan 23 años largos de una gestión equivocada, errónea y, cuando menos, ficticia. Como los barcos de granito que llegarían hasta Oporto, como también el trigo castellano camino de los mares... Además, dejarse 'comer' la explotación por el muelle fluvial de Barca d'Alva, más activo y eficaz. Lo cierto, en estos días, es que se necesita creer en las posibilidades de esta zona turística, promocionarla y ponerla en funcionamiento con un proyecto eficaz, más allá de Planes Estratégicos, como el presentado por el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y el diputado de Turismo, Javier García, que abarcaba un marco temporal de 4 años, 2016-2019, y del que por este enclave, único en Castilla y León, no se tiene conocimiento.