Hinojosa de Duero clausura unos 'sanjuanes' atípicos condicionados por el coronavirus
Echado de la bandera, con mascarilla, en San Juan de Hinojosa de Duero

Hinojosa de Duero clausura unos 'sanjuanes' atípicos condicionados por el coronavirus

De las fiestas tradicionales tan sólo se ha conservado el 'Baile de la Bandera', pero con mascarilla
|

Hinojosa de Duero echó el telón este jueves a sus fiestas patronales de San Juan que, condicionadas por la pandemia de Covid-19, han desarrollado un programa atípico. Independimente de algunas denuncias "absurdas y falsas" formuladas por algún vecino, según el alcalde, José Francisco Bautista, la verdad es que la programación cultural y de convivencia organizada por el Ayuntamiento, ha transcurrido "con total normalidad" y todo "dentro de las medidas de protección sanitaria como uso de mascarilla, distancia social y utilización de geles" en lo que respecta a los actos de carácter municipal. Eso sí, "otra cuestión muy distinta" son las celebraciones de banquetes o fiestas organizadas por las peñas dentro de sus propios locales privados.


Estas celebraciones de las peñas será una cuestión muy a tener en cuenta en todas las fiestas patronales de los pueblos que, se quiera o no, entran dentro de la libertad personal y la disposición de cada ciudadano en cuanto se producen en locales privados. Por ahí es donde la normativa lanzada de prohibición total por parte de la Junta de la Castilla y León tenía que ser menos restrictiva y marcar normas de cumplimiento para permitir organizar actos que ahora no se puede. Habrá que volver, en otro momento, sobre las llamadas qeu se realizan desde la Delegación Territorial y la Dirección General de Salud por denuncias que "son mentira, dando más credibilidad que a la información cursada por el Ayuntamiento con antelación suficiente". 


En cuanto a las fiestas, han transcurrido con la alegría contenida que en estas condiciones de pandemia se pudieran permitir, con muchos actos culturales, infantiles y comidas de convivencia, con no más de 300 personas, y con la distancia de seguridad garantizada y medidas de higiene suficientes.


El acto más llamativo de todas las fiestas fue el 'echado' o Baile de la Bandera a las puertas de la iglesia, una vez finalizada la misa, en esta ocasión sin procesión, pero con mascarilla por parte de todos los participantes. Una estampa atípica como nunca antes se había producido y, además, como nadie esperaba que pudiera ocurrrir. 


Se han echado en falta muchas actividades tradicionales, como el desfile de peñas y el pregón en la plaza, las verbenas -que se habían podido celebrar sin baile pero con mesas y sillas en la plaza como espectáculo cuando nunca -ni en los mejores tiempos- se supera el aforo de las 4 personas-, los encierros con sus capeas y novilladas y, cómo no, la procesión de San Juan.


Las actividades comenzaron, como es tradicional, con una comida en el Monte para los vecinos del pueblo, el sábado, 20 de junio. A partir del 23, cuando tendría que haberse celebrarse el pregón, fueron una comida popular para los vecinos, teatro y magia -actividades con los vecinos sentados en el patio del colegio-. Esta tónica de actividades siguieron el 24, cuando la misa y el Baile de la Bandera, pero sin procesión-, y el 25 con más actividades culturales, como caricaturas para los más pequeños y algún que otro mayor.


Las fiestas tradicionales no pudieron ser lo que han sido en su historia, pero el Ayuntamiento quiso que los vecinos, al menos, recordaran que son los tradicionales 'sanjuanes', aunque celebrados de una manera condicionada por fuerza mayor sanitaria. ¡Otro año será!


 


FOTOS DE LAS SANJUANES 2020