Nuevo alumbrado en la travesía de la carretera N-122 en Villagodio

Nuevo alumbrado en la travesía de la carretera N-122 en Villagodio

|

El barrio de Villagodio cuenta ya con alumbrado público en todo el tramo de travesía de la carretera N-122, una vez que ha concluido ya la obra de instalación del nuevo tendido e iluminación de la travesía, cuyo presupuesto ha sido de 78.000 euros. Una intervención que se complementa con la renovación del alumbrado existente en el interior del resto de barrio, que fue acometida a mediados del pasado año con un importe de 30.000 euros, en un proyecto que fue elegido por los propios vecinos dentro del programa de Presupuestos Participativos. 


Si la primera actuación supuso la renovación integral de un alumbrado existente, adaptado a la nueva tecnología led, y la dotación de diez nuevas luminarias sobre las 54 existentes con anterioridad para dar mayor eficiencia y luminosidad, este nuevo proyecto supone dotar de alumbrado público a toda la travesía de la carretera en su tramo urbano, con el fin de proporcionar también una mayor seguridad a peatones y conductores, según ha recordado el concejal de Participación Ciudadana y Barrios, Pablo Novo, quien ha procedido a la recepción formal de las obras, pues en este tramo de la carretera no existía ningún tipo de iluminación. 


Ahora la travesía cuenta con 22 puntos de luz de tecnología led, en los 550 metros del tramo urbano de la carretera. Novo ha explicado que al carecer de un tendido anterior, ha sido necesario ejecutar una obra totalmente nueva lo que ha encarecido también el presupuesto, con más de 450 metros de canalizaciones para la instalación de las 22 farolas sobre columnas de 8 metros de altura y luminarias de 136 watios de potencia. El del alumbrado de VIllagodio es un nuevo proyecto sostenible que persigue no solamente mejorar la iluminación, sino reducir el coste energético y medioambienteal, a través de una mayor eficiencia lumínica al mismo tiempo que una menor emisión de CO2 a la atmósfera. 


El propósito de Ayuntamiento es reducir sustancialmente el coste del alumbrado público de la ciudad, que en estos momentos es de algo más de un millón de euros anuales, mejorando al miso tiempo la luminosidad y siendo más respetuoso con el medio ambiente.