Vuelve a la normalidad el servicio de autobús urbano de zamora

Vuelve a la normalidad el servicio de autobús urbano de zamora

Todos los vehículos se desinfectan diariamente al finalizar el servicio y disponen de gel hidroalcohólico y mascarillas
|

Desde ayer todas las lineas e autobuses de la capital han retomado la normalidad en el funcionamientos, con las mismas frecuencias que antes de la declaración del estado de alarma, pero con mayores medidas de prevención y seguridad. El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, firmó el pasado miércoles el decreto para el restablecimiento del servicio al 100% de su funcionamiento, y con todo el personal previsto en el contrato de concesión, y desde ayer la normalidad ha vuelto al funcionamiento de los autobuses, aunque en estos primeros días sigue todavía mermado el número de pasajeros.  


Desde el 18 de marzo el funcionamiento de los autobuses ha estado reducido ente un 50 y un 70 por ciento, en aplicación de las medidas de prevención y seguridad frente al Covid-19 en el transporte público, decretadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Y su utilización por parte de los usuarios llegó a caer en un 90% en los momentos más críticos del confinamiento, con una reducción media de entre el 70 y el 80% durante las últimas semanas. A partir de ahora, con la vuelta a la actividad comercial y laboral y el restablecimiento de las frecuencias en las líneas, se espera una recuperación paulatina de los usuarios. 


Lo que no ha cambiado respecto al periodo de confinamiento son las medidas de seguridad e higiene que se han adoptado por parte de la empresa SemuraBus, tanto en los vehículos como por los conductores y operarios del servicio. Todos los autobuses son desinfectados diariamente y sometidos a una limpieza exhaustiva una vez que concluyen el servicio; y aunque ya no existe limitación de aforo en el interior, en el acceso al autobús los pasajeros disponen de gel hidroalcohólico para manos e incluso mascarillas, ya que este es un elemento de uso obligatorio. Lo mismo que los propios conductores, que van también protegidos por una mampara transparente como medida adicional de seguridad. 


Por todo ello, y a diferencia de los que ocurre las grandes ciudades en las que se producen frecuentes aglomeraciones en el transporte público, en Zamora se hace aconsejable volver a utilizar el autobús como medio de desplazamiento en la ciudad, en detrimento del vehículo particular mucho más costoso y contaminante.