Un alumno del proyecto Dream-UP regresa a la ULE cinco años después para doctorarse
De izda. a dcha. Adriana Suárez, Roberto Baelo, Job Pakisi y Rafael de Paz

Un alumno del proyecto Dream-UP regresa a la ULE cinco años después para doctorarse

Job Pakisi, estudiante angoleño, cursó un Máster en Innovación en Ciencias Biomédicas y de Salud en 2014-2015; la excelente formación recibida entonces le ha llevado a optar por León para su posgrado en Salud, Discapacidad, Dependencia y Bienestar Optimizada
|

Roberto Baelo, Vicerrector de Relaciones Internacionales de la ULE, Adriana Suárez, directora del Área de Proyección Internacional, y Rafael de Paz, director de la Oficina de Proyectos Internacionales de la ULE, recibieron días antes de decretarse el estado de alarma por la COVID-19, la visita de Job Chivangulula Pakisi, natural de Huambo (Angola), un estudiante becado hace un lustro por el proyecto Dream UP para cursar el Máster en Innovación en Ciencias Biomédicas y de la Salud en la ULE. La excelente formación y atención recibida y las relaciones con profesores le llevaron a optar por la Universidad de León para inscribirse, cinco años después, en el Programa de Doctorado en Biomedicina y Ciencias de la Salud y realizar su tesis doctoral bajo la tutoría del profesor Enrique Bayón Darkistade.


El Proyecto Dream Up, financiado por la Comisión Europea a través del Programa Erasmus Mundus, otorga becas a estudiantes de países ACP (África, Caribe y Pacífico) para realizar un período de movilidad, o un título completo, en alguna de las ocho universidades de Europa que forman parte del consorcio Dream UP, del que forma parte la ULE, y en el que también participan otras 12 instituciones de educación superior de países de ACP. Rafael de Paz tiene un grato recuerdo del paso de Job Pakisi por la ULE “donde se formó un grupo de estudiantes dentro de ese programa Dream UP muy bueno y muy trabajador, de hecho, Job Pakisi concluyó su máster con calificaciones de sobresalientes en todas las asignaturas”.


Antes de la beca Dream UP, Job Pakisi se graduó en Biología en la Universidad Agostinho Neto entre 2005 y 2009. “Después realicé un curso de posgrado en Laboratorio Clínico en CESPO-Angola y luego conseguí una beca en el programa europeo Dream Up donde tuve que elegir entre España o Italia y me decidí por la Universidad de León porque presentaba un plan de estudios espectacular dentro del máster en Innovación en Ciencias Biomédicas y de la Salud”, recuerda al tiempo que agradece la intervención de Rafael de Paz y su equipo para poder llegar entonces a León “ya que en un primer momento me fue denegado el visado y eso me dejó muy triste y preocupado”.


Pakisi destaca que la beca Dream Up “es una de las mejores becas ya que me cubrió todos los gastos de alimentación, vivienda y formación, pero además porque me posibilitó el acceso a buenos profesores y tutores”. Durante su año de estancia en León, Pakisi hizo grandes amigos de todas las nacionalidades que participaban aquel curso 2014-2015 del programa Erasmus. A su regreso a Angola, explica, “encontré una profunda crisis económica y la falta de ingresos me impidió continuar con mis estudios, sin embargo solicité mi Certificado y Diploma a la ULE y puedo decir que el proceso fue tan rápido que demostró una vez más que la ULE tiene una reputación internacional”.


UN LABORATORIO DE BIOLOGÍA MOLECULAR EN HUAMBO


Ya incorporado como docente en la Universidad de Huambo y después de cinco años contactó con uno de aquellos profesores del Máster, José Enrique Bayón Darkistade “para ver si podía admitirme en su línea de investigación para abordar mi tesis doctoral y poder crear un Laboratorio de Biología Molecular en la Facultad de Medicina de Huambo”, explica Job Pakisi quien concreta que el mayor problema de los estudiantes africanos es que “reciben formación en universidades europeas de renombre, pero cuando regresan a sus países no logran implementar lo que han aprendido por la falta de condiciones e infraestructuras”. Reconoce que en este tiempo de crisis sanitaria global “la vida ha sido difícil en diversos aspectos y niveles y refuerza la idea de que es necesario que los países creen sus condiciones e infraestructura para resolver sus propios problemas”.


Espera regresar pronto a León e iniciar su programa de Doctorado, al tiempo que ya enfoca su línea de investigación centrada en caracterizar el polimorfismo del gen APOE (19q13.32) en la población de Huambo (Angola) “y conocer su influencia en los niveles de lípidos en la enfermedad de Alzheimer. Por el momento no tengo apoyo financiero, tengo algunos recursos propios y quizás la Universidad de León, dentro de sus posibilidades de cooperación internacional, podría colaborar en la creación del laboratorio de Biología Molecular en Huambo”.