Las patronales de Salamanca reciben con una valoración positiva con matices el Pacto por la Recuperación Económica firmado

Las patronales de Salamanca reciben con una valoración positiva con matices el Pacto por la Recuperación Económica firmado

Ha sido firmado este miércoles
|

Las patronales de Salamanca han valorado de manera positiva el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social firmado este miércoles por los partidos de las Cortes, aunque 


Así, CES destaca que este pacto constituye “un ejercicio de responsabilidad colectiva” y agradece “el compromiso y los esfuerzos de todos los partidos políticos para que sea un documento de máximo consenso porque todo pacto implica renuncia y generosidad por el bien común y significa dar un paso adelante para entre todos superar el tremendo impacto negativo de esta pandemia”.


CES confía en que este acuerdo sirva para trazar una “estrategia común para afrontar y salir de la profunda crisis económica y social que se avecina” y que se traduzca en “efectos positivos para las empresas, los autónomos, las micropymes, los trabajadores y, en definitiva, para el conjunto de la sociedad, que han tenido un comportamiento ejemplar durante el estado de alarma”.


Desde la unidad política y social, afirman desde CES, la reconstrucción del país, de nuestra Comunidad y de nuestra ciudad, será una tarea mucho más productiva y eficaz, para impulsar su desarrollo y afrontar un futuro menos incierto.


En este contexto, CES subraya que “la colaboración público-privada es más necesaria que nunca”. De ahí, que continúe trabajando de la mano con las diferentes instituciones para aportar “una visión muy real de las necesidades de las empresas y autónomos, de la situación económica que están atravesando y de las medidas necesarias para afrontar este proceso de reconstrucción”.


En su firme compromiso de apoyar al tejido empresarial de Salamanca, CES seguirá trabajando “codo con codo y con responsabilidad” junto con la Cámara de Comercio de Salamanca, desde la unión de los empresarios salmantinos, para contribuir a buscar soluciones que mejoren el día a día de las empresas y que impacten directamente sobre su productividad, y les permitan sobrevivir a tal magnitud de desastre social y económico al que se tiene que hacer frente.


Confaes


Confaes, a través de Cecale, agradece la voluntad y el compromiso de la Junta de Castilla y León y los portavoces y dirigentes de los principales partidos con representación en las Cortes que han firmado hoy el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social, aunque lamenta que el documento contemple el retraso en la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad; supresión a la que se había comprometido el Gobierno regional. CONFAES, se suma así a valoración de CECALE, ya que este tipo de impuestos penalizan doblemente a Castilla y León, creando, por un lado, ciudadanos de segunda y de tercera en función de la Comunidad en la que vivan, y por otra parte, frenando la inversión empresarial, y, por tanto, la creación de empleo.


CECALE-CONFAES reitera que es necesaria, más en estos momentos de crisis, que exista una armonización fiscal, para evitar que se agudice la deslocalización de empresas de Castilla y León por el alto nivel impositivo, empujando a los empresarios a invertir en otras comunidades con menor carga.


Aún así, confía en que las medidas que contempla el documento se pongan en marcha sin demora y se enmarquen en un escenario presupuestario, para evitar que la Comunidad continúe desangrándose en términos de pérdida de empresas y empleo; pero siempre atendiendo a las verdaderas necesidades de los empresarios, como única solución para reactivar la economía ya mermada de la Comunidad y preparar un camino que permita ganar competitividad.


Este es un ejercicio de responsabilidad que corresponde a toda la sociedad castellana y leonesa, y es necesario un esfuerzo por parte de todos para superar esta complicada situación, por lo que CECALE y CONFAES reclaman que se siga trabajando en medidas que den seguridad jurídica y fiabilidad a las empresas y a los inversores, instrumentalizadas a través del diálogo social, para acelerar y no poner límites a la actividad económica de nuestro tejido productivo.