300.000 euros para realizar obras en siete municipios de la provincia de Segovia
Imagen de archivo

300.000 euros para realizar obras en siete municipios de la provincia de Segovia

La Diputación de Segovia ha destinado más de 300.000 euros para contribuir a la realización de obras de diferente índole en Cantalejo, Riaza, Aguilafuente, San Martín y Mudrián, Fresno de Cantespino y Vallelado
|

La Diputación de Segovia ha destinado más de 300.000 euros para contribuir a la realización de obras de diferente índole en Cantalejo, Riaza, Aguilafuente, San Martín y Mudrián, Fresno de Cantespino y Vallelado.


El presidente de la institución provincial Miguel Ángel de Vicente, citaba esta semana a diferentes alcaldes en el salón del Trono del Palacio Provincial para proceder a la firma de distintos convenios que forman parte de las subvenciones directas previstas en los presupuestos para este 2020 y que permitirán acometer obras de distinta índole en todo el territorio segoviano, con el fin de mejorar los recursos existentes en los pueblos.


Entre los convenios firmados, según informa a través de un comunicado remitido a Europa Press, la Diputación destaca el rubricado con Cantalejo por un importe máximo de 120.000 euros y que, a través de la suma de otro montante similar aportado desde el propio consistorio briquero, permitirá llevar a cabo la finalización de un edificio destinado a acoger las oficinas de los CEAAS de la provincia.


Tras las dos fases de ejecución llevadas a cabo hasta la fecha, este convenio prevé la conclusión de los trabajos, a fin de completar el edificio de acuerdo con las modificaciones previstas sobre el proyecto inicial y que tienen que ver con remates, cerramientos de fachada, acabados interiores, renovación de ventilación en la cubierta, instalaciones del edificio, iluminación y otros aspectos propios de la distribución de espacios interiores, adaptados a las actuales necesidades del mismo.


De "notable importancia" es también la subvención de 90.000 euros concedida al ayuntamiento de Riaza para la ejecución de las obras de ampliación del pabellón polideportivo del municipio, y que estarán centradas, tanto en ampliar la zona de pista, como en mejorar las instalaciones de la planta baja y en demoler y reconstruir el acceso, el cuarto de instalaciones y el aseo, ubicados en la planta alta, señala la Diputación.


Las instalaciones deportivas de la localidad también serán las destinatarias de los 35.000 euros de ayuda otorgada al ayuntamiento de Aguilafuente para rehabilitar la pista polideportiva municipal, cuyo estado se ha visto deteriorado por el paso del tiempo y la meteorología, además de por la falta de mantenimiento. De este modo, y aprovechando parte de la ya existente como soporte de la nueva, se llevarán a cabo trabajos de movimiento de tierras, extensión de una lámina de polietileno, vertido de pavimento continuo pulido, marcaje de pistas y acondicionamiento del exterior de la cancha, donde se sembrará de pradera una zona de 125 metros cuadrados.


ASFALTADO
También de 35.000 euros es el convenio firmado por el presidente de la institución provincial y el alcalde de Fresno de Cantespino, que espera que esta subvención contribuya a los trabajos de asfaltado de las calles Las Cercas, Travesía de Santo Cristo y calle Santo Cristo en Fresno de Cantespino, la calle Real en Pajares de Fresno y la Travesía Real y la calle Barrio Alto de Cascajares.


Por último, entre los acuerdos rubricados esta semana figuran el que compromete a la Diputación con el ayuntamiento de San Martín y Mudrián por un importe de 16.000 euros y el que lo hace con el consistorio de Vallelado por 15.000 euros.


Mientras en San Martín y Mudrián se pretende llevar a cabo la adecuación interior del edificio municipal, mediante la incorporación de sistemas de climatización en sus estancias, en las que se desarrollan desde actividades de grupos hasta consultas de médico o de asistentes sociales, en Vallelado las obras previstas para la concesión de esta subvención servirán para adecuar un local ubicado en La Casa Grande.


En la planta baja de este antiguo convento, que data de la segunda mitad del siglo XVIII y que perteneció a los Monjes Jerónimos del Monasterio de la Armedilla, está proyectada la rehabilitación -para su uso lúdico, cultural y deportivo- de un local de cerca de 200 metros cuadrados que actualmente está en desuso, concluye el comunicado.