Más de una decena de colectivos ponen en marcha el Plan de Choque Social en Castilla y León

Más de una decena de colectivos ponen en marcha el Plan de Choque Social en Castilla y León

|

Más de una decena de asociaciones y colectivos ponen en marcha el Plan de Choque social en Castilla y León que ya se está conformando y creciendo en nuestra comunidad. "El Plan de Choque Social de Castilla y León nace con la voluntad de agrupar a organizaciones y colectivos de la región, en torno a la idea de que la crisis sanitaria, social y económica que vivimos en relación con la pandemia del Covid-19 y cuyas consecuencias ya estamos sufriendo y sufriremos en un futuro inmediato, no pueden pagarlas las mismas de siempre, las de abajo, las clases populares, las trabajadoras y trabajadores", aseguran desde la plataforma


Plan de Choque Social arranca en el estado español en el mes de marzo respaldado por más de 600 organizaciones que intervienen en distintos ámbitos en todo el territorio; asociaciones vecinales, ecologistas, sindicatos alternativos, de inquilinas, organizaciones de carácter humanitario, feministas, de migrantes, racializadas, observatorios de la deuda, centros sociales y culturales, cooperativas alimentarias, de economía alternativa y solidaria, etc. Desde entonces se vienen articulando nodos por comunidades, provincias o municipios.


Ahora echa a andar esta plataforma en Castilla y León, de la que forman parte PAH y grupos Stopdesahucios Castilla y León,  grupos Ecologistas en Acción CyL, CNT Valladolid, Entrepueblos, Anticapitalistas Castilla y León, A.V. La Calle (Laguna de Duero), Colectivo feminista Pandora, Asociación Mujeres de Rondilla (Valladolid), Federación de Asociaciones Vecinales (Valladolid), Sindicato de la CGT en León.... para seguir sumando al mayor número posible de organizaciones. "Es una plataforma desde la que reclamamos que a la grave crisis social que deja esta pandemia, se haga frente articulando medidas de calado social y laboral muy diferentes a las tomadas en 2008.  Insistimos además, en  mitigar y adaptarnos a las crisis climática y de biodiversidad en las que estamos inmersos y que condicionarán de forma crucial el devenir de nuestra civilización. En esa crisis-estafa del 2008, los diferentes gobiernos (PSOE, PP) aprobaron dos reformas laborales cuya consecuencia fue la precarización del empleo y la generalización de los despidos.  Aplicaron también la modificación del artículo 135 CE (el pago de la deuda como chantaje para el recorte de los servicios públicos). Todas ellas, medidas que han ido generando grandes dosis de sufrimiento, empobrecimiento y empeoramiento de las condiciones de vida de la población".


Las principales reivindicaciones del Plan de Choque Social:

La defensa de los servicios públicos y reversión de los que están privatizados para una protección social universalizada y eficaz. 

El derecho a una vivienda digna y suministros básicos como condición primordial. 

La regularización inmediata de las personas migrantes, cuya situación se recrudece semana tras semana en el contexto que atravesamos. 

La defensa de los derechos y libertades de todos y todas y especialmente de los colectivos más vulnerables de la sociedad, así como las personas dependientes. 

El reparto del trabajo y la riqueza por unas condiciones de vida dignas, a través de la instauración de una renta básica incondicional.

La derogación integra de las reformas laborales que desprotegen a las clases populares.

No al pago de la deuda generada por la banca privada y derogación de la modificación del artículo 135 de la CE, que están impidiendo que la riqueza socialmente generada se pueda invertir en servicios públicos básicos y en las necesarias medidas de cobertura social.