PP y Cs respaldan una moción de VOX para mejorar la planificación sanitaria
El procurador de Vox Jesús María García-Conde del Castillo

PP y Cs respaldan una moción de VOX para mejorar la planificación sanitaria

Desde las filas socialistas, el procurador Diego Moreno ha argumentado la abstención del grupo mayoritario en el convencimiento de que la moción de Vox es un "brindis al sol"
|

Los grupos parlamentarios Popular y Ciudadanos han respaldado este miércoles una moción defendida por el procurador de Vox, Jesús María García-Conde del Castillo, que plantea doce propuestas en pro de una buena planificación de la sanidad y de una mejor asignación de los recursos humanos, materiales y tecnológicos en el marco de una estrategia de innovación que incluya la modernización tecnológica.


Tras reconocer que el objetivo "primordial" en estos momentos pasa por la lucha contra el coronavirus, García-Conde del Castillo ha defendido que la "terrible situación" que atraviesa la Comunidad fruto del COVID-19 no debe dejar de lado otras demandas de la sociedad como las que contemplan las propuestas de la moción que ha salido adelante en un llamamiento a que, aunque no se puedan poner en marcha a corto plazo, tampoco se demoren demasiado ya que son "muy beneficiosas" para preservar la salud de los castellanoleoneses.


Entre las medidas aprobadas por PP, Ciudadanos y Vox, con la abstención del resto de la Cámara, destaca la mejora de la planificación de las inversiones en los centros sanitarios con criterios de financiación de la amortización producida con el paso del tiempo en las instalaciones y el equipamiento y en función de la cartera de servicios, de su intensidad y de su complejidad y tras el análisis de los resultados del seguimiento de los costes por proceso.


El procurador de Vox también ha propuesto la reorganización y concentración de los servicios y unidades de alta complejidad para aumentar la eficacia y la eficiencia por la concentración de recursos, y la evolución del modelo asistencial hacia el acercamiento al ciudadano, con programas de desplazamientos de especialistas a centros de salud rurales y la implantación de nuevas fórmulas de acercamiento de los mismos a través del telediagnóstico, la telemedicina y la teleconsulta.


PP, Cs y Vox también han dado el visto bueno a la mejora de la asistencia domiciliaria en Atención Primaria, fundamentalmente en el entorno rural, "a través del modelo de equipo asistencial que tan buenos resultados está dando en emergencias", y a la mejora de la política de personal estableciendo un modelo de dirección basado en el liderazgo, la participación, el trabajo sobre objetivos, la comunicación y la transparencia.


Desde las filas socialistas, el procurador Diego Moreno ha argumentado la abstención del grupo mayoritario en el convencimiento de que la moción de Vox es un "brindis al sol" ya que carece de un compromiso financiero "claro" y de un horizonte temporal.


Dicho esto, Moreno ha felicitado a García-Conde del Castillo por haber planteado una moción "pertinente" y "constructiva" por su aportación al debate sobre la sanidad frente a las propuestas "fuera de lógica" que ha achacado al proponente al que ha recomendado dejar a un lado las directrices de su partido. "Procuramos ser constructivos siempre, tanto aquí como en otras comunidades autónomas", ha respondido el proponente.


Por otro lado y ante las críticas de las procuradoras María Montero, de Ciudadanos, y Noemí Rojo, del PP, a la escasa financiación de la sanidad de Castilla y León, el socialista ha reprochado a los partidos de la derecha que sólo se acuerden de este problema cuando hay un presidente socialista en La Moncloa, en este caso Pedro Sánchez.


"Olvidan que dos gobiernos del PP --Lucas en la Junta y Aznar en el Gobierno de la nación-- pactaron las transferencias de la Sanidad y, por lo tanto, la financiación", ha afeado el procurador socialista quien, tras reconocer que la sanidad necesita más recursos, ha advertido a la Junta de que no puede ignorar su propia capacidad de financiación "sin perdonar impuestos a los más ricos", a lo que ha sumado otras medidas como la rescisión del contrato del HUBU o la minoración de las concertaciones.


La anécdota del debate se ha producido en el momento del recuento de la votación que se ha realizado a mano alzada ya que los procuradores ocupan todo el hemiciclo y las tribunas de invitados para cumplir las debidas medidas de seguridad y de distanciamiento. "Me falta uno, me faltaría uno", ha exclamado el presidente de la Cámara, Luis Fuentes, al realizar el recuento que finalmente ha sido de 78 votos, 41 a favor y 37 abstenciones ya que, al parecer, finalmente no ha votado "el de Ávila".