Un bar de Zamora cobra tres euros por una botella de agua y sus dueños explican el porqué

Un bar de Zamora cobra tres euros por una botella de agua y sus dueños explican el porqué

|

Facebook se convertía ayer en un hervidero ante la denuncia de un usuario sobre un bar de Zamora que le había cobrado tres euros por una botella de agua. El protagonista hacía público el ticket del establecimiento, donde se puede ver como el bar había factura tres euros por una botella de agua, tres por un refresco y otros tres por dos tapas.


Una cuenta que se hacía viral a las pocas horas y que generaba cientos de comentarios en dicha red social. El cliente acusaba al establecimiento, El Rincón del Duero de "aprovecharse" de la situación de crisis a causa del coronavirus y consideraba excesivo el precio de la consumición. 


Tras la oledada de comentarios, el propio esblecimiento también ha utilizado sus redes sociales para salir al paso de las críticas y explicar cómo había sido el servicio con este usuario y su acompañante. Los gerentes de El Rincón del Duero relatan que "ayer por la mañana, se sentaron en nuestra terraza dos personas, muy amablemente fuimos atenderles, como a todos nuestros clientes. En el servicio a esa mesa, hubo numerosas quejas, la más destacable fue que si se le había echado 'alguna sustancia extraña' en el refresco, a esto se le cambió, pero aún así siguieron las malas formas". 


Comportamientos a parte, el establecimiento zamorano asegura que su tabla de precios se ajusta a lo aprobado por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, donde ellos se han acogido al precio máximo permitido, y "no es ningún impuesto sobre el Covid-19". Además, los gerentes explican que "simplemente aplicamos un suplemento de 0,10 céntimos en el servicio de terraza en condiciones normales". 


Pese a la polémica, el bar defiende que sus clientes "nunca han dado queja" ni por el servicio, ni la calidad y ni por un precio elevado, "ya que los bares de la calle tenemos los precios equiparados". Cabe recordar que este establecimiento se encuenta en la calle Obispo Acuña, en el entorno de la Ciudad Deportiva, una zona habitual de tapeo en la capital con varios locales hosteleros. 


Tras lo ocurrido, el local se animaba a hacer este comunicado defendiéndose ante las "faltas de respeto a nuestro negocio, propietarios y allegados" y advierten de que están "sopesando" tomar medidas legales.