Los miembros de 'La Manada' condenados a penas de entre 2 y 4 años de cárcel por los abusos sexuales en Pozoblanco

Los miembros de 'La Manada' condenados a penas de entre 2 y 4 años de cárcel por los abusos sexuales en Pozoblanco

La condena más alta ha recaído José Ángel Prenda como autor de los dos vídeos que los jóvenes realizaron durante el abuso de una joven dentro de un coche, a la que previamente habían drogado
|

Cuatro de los cinco miembros de 'La Manada' han sido condenados a penas de entre 2 años y 10 meses y 4 años y medio de cárcel, por el Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba, a causa de un delito de abusos sexuales a una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco sucedido antes del caso de los Sanfermines de 2016, por el que ya han sido condenados a 15 años de cárcel por violación junto a un quinto miembro más del grupo.


Según avanza el programa Espejo Público de Antena 3, la condena más alta ha recaído José Ángel Prenda, al que se le imponen tres años de prisión por un delito contra la intimidad y, un año y seis meses por abuso sexual. Cabe recordar que fue él fue quien grabo los vídeos del ataque sexual a una joven.


Por otro lado, Alfonso Cabezuelo ha sido condenado a un año y cuatro meses por un delito contra la intimidad y, un año y seis meses por abuso sexual, y también ha sido multado por maltrato. Mientras que Jesús Escudero y Antonio Manuel Guerrero han sido condenados, igualmente, a un año y cuatro meses por un delito contra la intimidad y, un año y seis meses por el abuso sexual.


Drogaron a una mujer, abusaron de ella y lo grabaron en vídeo


El suceso de Pozoblanco ocurrían en mayo de 2016, cuando los cuatro amigos abusaron de una joven en un coche, tras drogarla y que quedara prácticamente inconsciente. Según se ha demostrado, José Ángel Prenda grabó dos vídeos de 46 y 27 segundos, de ahí que su pena por un delito contra la intimidad ha sido más alta.


Las imágenes de este abuso salían a la luz cuando las autoridades detenían a los miembros de 'La Manada' por la violación grupal ocurrida en las Fiestas de San Fermín ese mismo año. Unos vídeos que el juez ha tomado en cuenta como prueba, pese a que la defensa pedía que se descartaran por haber sido obtenidos ilícitamente y que se absolviera a los acusados.