Los dueños del campo de amapolas rompen su silencio: "Buscad otra finca privada para entreteneros"

Los dueños del campo de amapolas rompen su silencio: "Buscad otra finca privada para entreteneros"

Los dueños del terreno mostraban su hartazgo por el trajín diario de personas en su finca privada
|

La ciudad de Zamora y su increíble campo de amapolas han sido lo más comentado y fotografiado en las últimas semanas. La bella estampa natural ha dado la vuelta a medio mundo, hasta dejar con la boca abierta hasta a los japoneses. Cientos han sido los zamoranos que han 'peregrinado' hasta el Campo de la Verdad para conseguir la foto de moda en la capital. Hasta hoy.


El manto de amapolas que durante semanas ha embelesado a los paseantes de la zona y ha dejado preciosas fotografías para el recuerdo ha amanecido esta mañana sin rastro de su color rojizo, ya que, el dueño del solar ha decidido segar todo el lugar, para evitar que las personas pisarán continuamente su terreno privado. 


Dos de los nietos de los dueños de este terreno privado han mostrado su hartazgo ante en trajín diario de personas, que se acercaban hasta el lugar y entraban en dicho terreno, propiedad de sus familiares. Uno de ellos, David González hacía público su enfado en redes sociales: "Para los que protestaban por el descuido del cultivo en el terreno del campo de amapolas, muerto el perro se acabó la rabia, a buscad otra finca privada para entreteneros y ruta nueva". 


Mientras, una de sus primas también se mostraba de acuerdo con el fin del campo de amapolas y añadía que, a causa del elevado número de personas que acudían al lugar, se habían producido daños en los muros de entrada de la finca en cuestión. Además, esta joven criticaba el paseo continuo de personas a la zona, mientras que ella llevaba "toda la cuarentena sin poder bajar, viviendo a kilómetro y poco, porque quiero a mis abuelos, y porque respeto a gente que tiene seres queridos y que podían contagiarse, con lo cual, respeté no ver a mis abuelos durante todo este tiempo. La joven se mostraba molesta porque consideraba que "no se ha respetado" a sus seres queridos, en referencia a sus abuelos. Pese a todo, la joven celebra la fama que el campo de amapolas ha dado a Zamora, pero inevitablemente se "alegra" de que finalmenete haya sido segado "por mis abuelos".