Primera víctima política del virus

Primera víctima política del virus

Entre primos anda el juego de política y toros
|

El coronavirus se cobra la primera víctima política en Castilla y León. Nada menos que uno de los fichajes estrella realizados por Francisco Igea -cuando mandaba- para constituir el Gobierno de la Junta compartido con el PP de Alfonso Fernández Mañueco. Germán Barrios, el que fuera presidente el Consejo Económico y Social, y siempre muy ligado al Partido Popular, fue elegido por Igea como consejero de Empleo e Industria, junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, -la que se conocía como la más afamada médico de familia- como los dos consejeros más 'conocidos' popularmente, junto a Javier Ortega en Cultura y Turismo -silencioso, sí, pero muy activo y eficaz-.


Llega la pandemia y todo lo cambia. Y, más, cuando se entra de lleno en el proceso de desescalada y las presiones no dejan de llegar por un lado y por otro. Sobre todo en lo concerniente a industria, donde se mueve el todo poderoso sector de la hostelería y el automóvil. Y, ahí, es donde "chocan" los dos conceptos que si bien se debe acoplar, caminan por sendas distintas, la sanidad y la economía.


La versión que prevalece, amparada por Francisco Igea, y con el debido y necesario silencio de Alfonso Fernández Mañueco, el presidente de la Junta, es el de Sanidad. Es decir, la desescalada marcada por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, frente a las tesis más economicistas de Barrios. Era "una guerra solapada", según diversas fuentes consultadas por este medio, que, si bien en un primer momento no había aflorado, hace algunos días ya se puso de manifiesto con esa afirmación pública de Paco Igea a la labor de la consejera. Incluso llegó a admitir que "aquí no va a dimitir la directora general de Salud Pública, dimitirá el vicepresidente", si no se adoptaran criterios epidemiológicos en la desescalada. Una razón más que de peso en su defensa del equipo de Sanidad.


Todo ha tenido su desenlace en la jornada de hoy. Germán Barrios estaba anunciado para comparecer a las 13.00 horas -cuando rinde cuentas la Junta ante los medios de comunicación- junto a la consejera de Sanidad, pero a las 11.54, desde la dirección general de Medios se comunica que "en la rueda de prensa de hoy, estará únicamente la consejera de Sanidad, Verónica Casado. Las preguntas dirigidas a Empleo se trasladarán por escrito". Nadie, en ese momento, se podría imaginar que Mañueco y Barrios intercambiaban impresiones, como era la dimisión del consejero de Empleo e Industria que, rápidamente, comunicación de Presidencia atriubuyó -no podía ser de otra manera- "a motivos personales". Con la generosidad en estos casos, Mañueco le ha agradecido su "esfuerzo, profesionalidad y labor" desde su nombramiento el pasado mes de julio a propuesta de Cs dentro del acuerdo del Gobierno de coalición con el PP. Según las mismas fuentes, el encuentro ha discurrido en un ambiente de cordialidad y en el mismo Germán Barrios ha mostrado su agradecimiento por la confianza depositada, así como su "orgullo" por el trabajo realizado en este tiempo al frente de la Consejería de Empleo e Industria. Pero adiós, aún a pesar del presidente que, si bien era nombrado por Cs, siempre fue un hombre 'popular'.


Ahora llega el momento de nombrar al nuevo, o nueva, consejero/a -todo es posible- y ahí entra de nuevo el factor político que vive en estos momentos Ciudadanos de Castilla y León, con el poder basculado hacia el lado de Arrimadas, es decir, el sector que representa el portavoz en CyL y presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes. ¿Será Igea el que tenga el poder para nombrar al nuevo consejero, o será el sector ganador quien tome la palabra? Ahí se juega ahora la primera partida política del coronavirus y sus consecuencias futuras en el partido naranja.


P.D.: No quería olvidarme del rebrote del virus en Salamanca que ha presentado esta mañana la consejera de Sanidaad. Esperemos que esté localizado porque, desde el punto de vista de Germán Barrios, esta capital y provincia charra no se puede permitir ya más cierres ni confinamientos. El sector turístico y comercial está bajo mínimos con respiración asistida. Si no queremos que entre en la UCI económica, ojalá sea un rebrote localizado. Ello no quita para pedir responsabilidad a los salmantinos, ¡y mucha! Estos días de apertura hemos podido observar muchas irresponsabilidades, empezando por la convocatorias aireadas y pedidas por la extrema derecha -aunque también la otra en sordina- por las calles de Salamanca. Ojalá solo sea un rebrote localizado. ¡Ojalá!, ay.