Una nueva oportunidad para conseguir empleo para 21 zamoranas en riesgo de exclusión social

Una nueva oportunidad para conseguir empleo para 21 zamoranas en riesgo de exclusión social

Participan en el programa de inserción laboral de la Junta, que desarrollará en dos ediciones, la primera de ellas se realiza de manera telemática debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19
|

La quinta edición del Programa Empleo y Mujer Castilla y León (PEMCYL) comenzó la pasada semana con la participación de 21 zamoranas. Se van a celebrar como otros años dos ediciones: la primera, entre mayo y agosto, de manera telemática como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el nuevo coronavirus, y una segunda entre septiembre y diciembre que retomará su formato presencial cuando las autoridades sanitarias lo permitan. El programa está financiado por la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.


El Programa Empleo y Mujer Castilla y León (PEMCYL) es una iniciativa de innovación social de la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, que tiene como objetivo principal la inserción sociolaboral de mujeres con dificultades de acceso al mercado laboral, y en especial mujeres en situación de vulnerabilidad y víctimas de violencia de género, de todas las provincias de Castilla y León y municipios de cuencas mineras.


Dentro del programa, se dedica una línea específica de trabajo para la inserción sociolaboral de mujeres víctimas de violencia de género, como último eslabón para una atención integral, para ayudarlas a recuperar su autonomía y la vuelta a una vida normalizada.


El programa comenzó a desarrollarse en el año 2016 y desde entonces han participado más de 990 mujeres de todas las provincias de Castilla y León, 76 de Zamora, de las cuales más del 60% ha mejorado su situación laboral, bien porque han encontrado trabajo por cuenta ajena, por cuenta propia o han emprendido o ampliado sus estudios.


El programa, que comenzó en días pasados, contempla la realización de las actividades en horario de 9:30 a 13:30 horas durante dos días a la semana. La intervención con las participantes se efectuará de manera individualizada, combinando herramientas digitales y analógicas, pero se priorizarán las competencias digitales para permitir el trabajo grupal en remoto. Cuando las participantes no tengan dichas competencias digitales, la intervención se realizará vía telefónica y offline con el uso de materiales analógicos. Desde la Fundación Santa María la Real ya se ha testado la viabilidad de este formato que se ha llevado a cabo con colectivos vulnerables en otros programas de empleabilidad obteniendo buenos resultados.


Además, se han incorporado dos escenarios en función de cómo cambie la situación de la Covid-19. En el primer escenario, se efectuará el acompañamiento grupal mediante sesiones online, combinadas con llamadas telefónicas para aquellas participantes que no tengan acceso a una conexión de internet. En el segundo, coincidiendo con la apertura de centros, se retomarán las sesiones presenciales, tanto grupales como individuales, pero teniendo en cuenta las medidas de seguridad, higiene y protección individual, que establezcan las autoridades sanitarias. Dichas sesiones presenciales seguirán combinándose con herramientas digitales y llamadas telefónicas, así como el uso de materiales analógicos.