Béjar y Alba de Tormes vuelven a normalizar su situación tras la preocupación por los contagios la semana pasada

Béjar y Alba de Tormes vuelven a normalizar su situación tras la preocupación por los contagios la semana pasada

El descenso de casos sospechosos en los últimos días despreocupa un poco a la población
|

Las zonas básicas de salud de Béjar y Alba de Tormes sufrieron durante la semana pasada un gran aumento de los posibles contagios que le llevaron a estar en los primeros puestos de toda Castilla y León. 


Según la Junta de Castilla y León, de hecho, ambas zonas llegaron a teñirse de rojo en la última semana en lo que supone que durante siete días más de un 0,8% de la población era sospechosa de haberse infectado, según los datos de Atención Primaria. 


Estos, sin embargo, siempre se ha dicho que deben tomarse con precaución ya que solo una prueba puede determinar si se convierten en oficiales o no, test que se están realizando a los pocos días. Además, hay que destacar también que en las últimas fechas se han estado haciendo pruebas en residencias que también pueden provocar la ampliación del número de contagios. 


Lo que es cierto es que después de estos días, ambas zonas se han vuelto amarillas, lo que implica que su nivel de contagios es del 0 al 0,4% del total de la población. No en vano, Alba de Tormes cuenta con 25 casos sospechosos, un 0,2%, y Béjar, con 62, un 0,39%, tras normalizar la situación en los últimos días y compararlo con otros de más de 100 casos sospechosos la semana pasada. 


De esta manera, las zonas más preocupantes en la actualidad son Linares de Riofrío, Pedrosillo El Ralo y se incorpora Periurbana Norte de nuevo, que se encuentran en zona naranja.