Los hospitales analizan ya con la técnica Elisa las muestras de sangre del estudio de seroprevalencia extraídas en Castilla y León

Los hospitales analizan ya con la técnica Elisa las muestras de sangre del estudio de seroprevalencia extraídas en Castilla y León

|

Sanidad ha dado hoy por concluida la primera oleada del estudio de seroprevalencia que se realiza en todo el territorio español, y en el que participan 10.140 personas en Castilla y León. Así lo ha dado a conocer hoy la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien ha destacado el "nivel de participación muy bueno" por parte de las familias. "Hemos cumplido con el porcentaje que se nos pedía", subraya. 


En estos momentos los hospitales de Castilla y León analizan las muestras de sangre recogidas mediante la técnica Elisa, y mañana se enviarán al Instituto de Salud Carlos II, que será quien dé a conocer los resultados preliminares.


¿Qué es el estudio de seroprevalencia?


El Instituto de Salud ‘Carlos III’, en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística, ambos organismos dependientes del Gobierno de la Nación, desarrolla el ‘Estudio nacional de epidemiología sobre la infección por SARS-CoV-2 en España (ENE-COVID)’.


El objetivo primordial de esta iniciativa es estimar la prevalencia de la COVID-19 mediante la determinación de anticuerpos frente al virus en el conjunto nacional, por comunidades autónomas y por provincias, además de por edad y por sexo; se trata, por tanto, de comprobar el grado de expansión del virus en la sociedad española, para lo que se estudiará el estado inmunológico de la población en relación con SARS-CoV-2.


La información que se obtenga se antoja imprescindible para orientar futuras medidas de salud pública relacionadas con el control de la COVID-19, ya que actualmente no hay una referencia clara sobre el total de infectados, tanto para el conjunto de la población española como a nivel local.


Por ello se espera que este amplio análisis seroepidemiológico proporcione estimaciones de prevalencia de infección presente o pasada  -y el consiguiente estado inmunológico-, con suficiente precisión y, además, permita disponer de información continua sobre la evolución de la epidemia aún en curso.


En este sentido, conocer el número real o, al menos, una estimación lo más precisa posible del número de personas que han sido infectadas por el SARS-CoV-2 es fundamental para la adopción de medidas relacionadas con la actual fase de confinación social y su evolución.