Prevención ante el coronavirus en Zorrilla
Imagen: Real Valladolid

Prevención ante el coronavirus en Zorrilla

​Las instalaciones cuentan con un control de acceso y unas normas de seguridad para evitar los contagios
|

Las instalaciones del Estadio José Zorrilla se preparan para la vuelta al trabajo de la primera plantilla y lo hacen con un blindaje ante el coronavirus a través del cual se pretende reducir al máximo posible las opciones de contagio tanto de jugadores como del resto de personal.


Para ello, en primer lugar y como paso previo, se ha realizado una limpieza y desinfección general en todas las instalaciones por nebulización a través de una empresa acreditada. También se ha fijado un incremento en la cadencia de la limpieza habitual y se ha cambiado el tipo de producto utilizado para ello por uno de los incluidos en la publicación que hace el Ministerio de Sanidad sobre virucidas autorizados.

A partir de ahora se ha instalado un único punto de acceso a las instalaciones, que está fijado junto a la puerta 3. Ahí se tomará la temperatura corporal de manera individual y, en el caso de que esta superase los 38 grados, la puerta automáticamente quedará bloqueada.


Una vez franqueada esa barrera, en la que habrá una persona controlando en todo momento para tener la certeza de quiénes están dentro de la instalación, el siguiente paso es la higiene de manos a través de dosificadores de gel. Después de eso, calzado y ropa serán desinfectadas a través de una nebulización de agua tratada.


Desinfección de zonas comunes y materialDentro de las instalaciones del Real Valladolid será obligatorio el uso de guantes y mascarilla, así como mantener la distancia social de dos metros. De igual modo, solo se permitirá el acceso al mínimo imprescindible de personas.

Junto a las medidas adoptadas por el Club también se implementan aquellas que recomienda el protocolo de actuación de LaLiga, y que incluye la desinfección de zonas comunes cerradas como las salas de fisioterapia o el gimnasio cada vez que haga uso de ellas un jugador. 


De igual modo, el material de entrenamiento también será desinfectado después de cada uso, en esta ocasión por parte de los utilleros de la primera plantilla.