Del agua corriente al agua embotellada por un exceso de cloro

Del agua corriente al agua embotellada por un exceso de cloro

​Los Ayuntamientos de Matapozuelos y Alcazarén emitieron sendos bandos municipales a lo largo de la semana informando a sus vecinos de que el agua del grifo no era apta para consumo humano tras varias analíticas de Laboratorios de Diagnóstico y Alimentación SLU realizadas el 16 y el 28 de abril que alertaban de un leve exceso de trihalometanos (cloro)
|

“De acuerdo con las analíticas de LABORATORIOS DE DIAGNÓSTICO Y ALIMENTACIÓN SLU, realizadas con fecha 16 y 28 de abril de 2020, se deduce que existen niveles por encima de lo permitido en Trihalometanos. Estos niveles superan en muy poco a los parámetros autorizados, no obstante de acuerdo con las indicaciones sanitarias, se deduce que el agua no es apta para consumo humano”, informaba un bando municipal del Ayuntamiento de Matapozuelos el pasado martes, 5 de mayo, en una comunicación que les ofrecemos a continuación y que viene firmado por el alcalde de la localidad y presidente de la Diputación, Conrado Íscar.






Lo propio hacía ese mismo día Alcazarén:



“Debido a diversos factores que influyen en el agua que se suministra en la red general de abastecimiento y ante los resultados del último análisis resulta que no es apta para el consumo por boca. Si que se puede utilizar para el resto de tareas domésticas e higiene personal (duchas, lavado de utensilios de cocina, etc…). Se han tomado las medidas correctoras para subsanar esta incidencia lo antes posible, de lo que se informará inmediatamente”, aseguraba a través de un bando el alcalde de la localidad pucelana Javier Ramos.






“El martes recibimos la notificación de la empresa adjudicataria del servicio. Primero se hace un análisis habitual rutinario y si excede el nivel se realiza otro. Con el primero dimos 102 miligramos litro y tras el segundo nos tocó activar el protocolo para situaciones de este tipo para la no utilización en boca del agua”, asegura Conrado Íscar, primer edil del municipio vallisoletano de Matapozuelos.


Esta localidad pucelana se abastece de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de la zona de Tierras de Adaja. De ella beben otros 14 municipios además de Matapozuelos, Villalba de Adaja, Gomeznarro, Pozaldez, Moraleja de las Panaderas, Ataquines, Ramiro, La Zarza, Hornillos, Olmedo, Calabazas, Rodilana, Pozal de Gallinas, Medina del Campo y Alcazarén.


Precisamente Alcazarén, como ha confirmado el presidente de la Diputación a NoticiasCyL Valladolid, es el otro municipio que según esa notificación de la empresa adjudicataria que ha registrado unos niveles superiores a los que establece el Real Decreto 140 / 2003 fijando el límite permitido en 100 miligramos por litro.


“Hemos tenido que aumentar, a instancias del Servicio Territorial de Sanidad Ambiental de Valladolid, los niveles de cloro, que pasaron de 0,8 miligramos por litro, a 1,0 miligramo por litro”, asegura el primer edil de Matapozuelos, como el motivo principal para registrar estos valores más elevados, mínimamente, en su agua.


Tanto Alcazarén como Matapozuelos han comenzado a repartir garrafas de 5 litros de agua ante la imposibilidad de usar la de grifo, de momento. Íscar asegura que además de lo comprado por ambas localidades Coca-Cola ha dado “10.000 litros a Matapozuelos y 5.000 a Alcazarén”.



“Este viernes nos han recogido una analítica y el lunes tendremos el resultado. Avisaremos al Servicio Territorial de Sanidad que vendrá, comprobará los niveles, y quitará el precinto”, ha añadido Conrado Íscar, confiado de que a partir del primer día de la próxima semana todo volverá a la normalidad y los vecinos de Matapozuelos podrán volver a consumir agua de sus grifos.