Verónica Casado: "Prefiero llorar por no correr a hacerlo porque haya fallecidos"

Verónica Casado: "Prefiero llorar por no correr a hacerlo porque haya fallecidos"

"A partir de ahora en esas zonas básicas habrá una vigilancia muy cercana para valorar nuevos casos y, en el caso de que haya, aislarlos y contenerlos", asegura la consejera
|

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha destacado la sintonía con el Gobierno en la reunión bilateral de este jueves, calificándola de "excelente" y "técnica" y, en la misma, hubo coincidencia en la necesidad de que la "prudencia y la cautela" fueran las premisas para las nuevas fases.


"No me preocupan zonas rezagadas, prefiero llorar por no correr a hacerlo porque haya fallecidos o porque haya un fallo en nuestra vigilancia epidemiológica, lo que queremos es seguridad e ir de la mano de los criterios sanitarios", ha señalado.  Las fases no son estancas, ha recordado la consejera, y llegar a cero casos "será complicado".  Ahora se debe hacer fase de contención en las zonas en verde y si hay algún caso nuevo ser capaces de contenerlo. "Si tenemos prudencia, podremos avanzar en las fases", ha indicado.  


"A día de hoy Castilla y León no tiene una provincia al completo con situación favorable para pasar de fase", ha insistido Casado. "No queremos tener que volver a la casilla de salida, no queremos que volver a cuarentenar", ha destacado.



Una vez más la consejera ha defendido una desescalada a dos velocidades en la Comunidad dada la baja densidad y la dispersión territorial, con lo que el aislamiento de las zonas rurales se podría ver perjudicado por el confinamiento y ha recordado que en las ciudades se deberá establecer unos umbrales ante la dificultad de registrar casos 0.


Así, ha explicado que a medida que se vayan juntando zonas básicas de salud sin casos se podrá avanzar finalmente en la totalidad de la provincia, siempre y cuando se mantengan sin casos en siete días o, los que haya, estén localizados y aislados, ya que, si se da el caso de que haya transmisión comunitaria, se puede retroceder en las fases.


La Junta de Castilla y León propuso ayer un total de 39 zonas básicas de salud de la Comunidad para pasar a Fase 1 el próximo lunes 11 de mayo, lo que supone 13 más de las incluidas en el primer documento remitido por la Comunidad al Ministerio y llegar a un total de 78.035 habitantes.


En el encuentro de ayer la consejera también trasladó al Ministerio la importancia de no esperar 15 días para poder declarar nuevas zonas y solicitó la posibilidad de poder evaluar zonas cada siete días, con lo que la próxima semana se podrían incorporar nuevas zonas.


La consejera ha explicado que no se podrá entrar ni salir de las zonas en Fase 1 hacia otras en Fase 0 y ha destacado que serán los alcaldes los que controlen la movilidad. "A partir de ahora en esas zonas básicas habrá una vigilancia muy cercana para valorar nuevos casos y, en el caso de que haya, aislarlos y contenerlos", ha señalado, tras lo que ha garantizado que en los casos sospechosos se realizarán PCR en las primeras 24 horas.


Casado ha insistido en que el criterio epidemiológico será el que prime en las desescalada en Castilla y León, unas decisiones en las que serán "clave" los asesores y expertos, por lo que pidió "cautela" a la ciudadanía.


Por último, ha recordado que no se puede viajar entre provincias en la Fase 1, por lo que no hay peligro de nuevos contagios tampoco entre comunidades limítrofes.