ENTREVISTA | Un MIR en Palencia: “Es momento de arrimar el hombro sin dejar que nuestros derechos básicos se vean pisoteados”
Luis Cabezudo Molleda. Médico Residente de Medicina Interna y Vocal del Colegio Oficial de Médicos de Palencia

ENTREVISTA | Un MIR en Palencia: “Es momento de arrimar el hombro sin dejar que nuestros derechos básicos se vean pisoteados”

Charlamos con Luis Cabezudo Molleda, Médico Residente de Medicina Interna y Vocal del Colegio Oficial de Médicos de Palencia
|

En los últimos días, NoticiasCyL Valladolid ha publicado varias entrevistas con sanitarios que están en primera línea de batalla en la lucha contra el coronavirus en los hospitales pucelanos para conocer de primera mano una experiencia que no se les va a olvidar a lo largo de toda su vida.


Con Luis Cabezudo Molleda, médico residente de Medicina Interna desde hace 4 años en el Hospital de Palencia, y vocal del Colegio Oficial de Médicos de Palencia queremos repasar, además de ese componente, la decisión del Gobierno de recortar el sueldo a los médicos que acaban de terminar el MIR y sin pagarles como profesionales con experiencia avalada sino como aspirantes a ello.


Esto nos cuenta este gijonés, de 29 años, que reside en Valladolid y trabaja en Palencia:


Pregunta. Como MIR, ¿Cómo ve que Pedro Sánchez haya aprovechado el coronavirus para recortar el sueldo a los médicos que acaban de terminar el MIR y no pagarles como profesionales con experiencia avalada, sino como aspirantes a ello?


La prórroga que se hace en los contratos y las evaluaciones supone no reconocer los años de formación realizada y mantener a los residentes en una situación de parálisis hasta que todo acabe


Respuesta.No es tanto un problema de recorte como de reconocimiento. Desde el inicio de la crisis sanitaria los residentes han estado trabajando con normalidad apoyando a los adjuntos cuando ha hecho falta.

Los residentes se forman durante 4 o 5 años, según su especialidad, acabando en mayo su formación. La prórroga que se hace en los contratos y las evaluaciones supone no reconocer los años de formación realizada y mantener a los residentes en una situación de parálisis hasta que todo acabe.


El problema principal es que sin la evaluación de los residentes de último año, que depende de las comunidades autónomas, no se puede tramitar la expedición del título de especialista, que depende del ministerio. Para contratar a estos residentes de último año más allá de mayo se plantea la prórroga. Si bien el Gobierno y la OMC (Organización médica colegial) están intentando acercar posturas, aún queda trabajo por hacer.


Tenemos que pensar que durante el estado de alarma, el Ministerio de sanidad ha asumido toda la responsabilidad en materia sanitaria y es con ellos con quienes debemos mantener el diálogo y así lo hacemos. Por otra parte, mantenemos también un diálogo con distintas comunidades autónomas, para buscar un modelo en el que los residentes de último año no vean sus ingresos afectados por la crisis. En este diálogo buscamos dos cosas, que si bien aún no se ha expedido el título, se les reconozca mediante la retribución como especialistas y que el tiempo trabajado durante esta prórroga compute para la bolsa de empleo, ya que el tiempo de residente no se contempla en estos baremos.


P. Los colegios profesionales han clamado contra esta medida que se encontraba incluida en  el BOE 88 del 30 marzo 2020.


R. Esta medida se está negociando desde 3 frentes distintos: foro de la profesión médica, comisiones nacionales de las especialidades y organización médica colegial (OMC).


Desde la OMC, tenemos la suerte de contar con el apoyo total de nuestro presidente Serafín Romero. Existe una Vocalía Nacional de médicos jóvenes y promoción de empleo (de la que formamos parte todos los vocales de médicos jóvenes de los distintos colegios de médicos de España) desde la que trabajamos desde hace semanas sobre este punto. Hemos elaborado distintos comunicados al respecto en el que mostramos nuestro rechazo a la medida y desde el ministerio se nos han pedido soluciones que hemos compartido.


Hemos elaborado distintos comunicados al respecto en el que mostramos nuestro rechazo a la medida y desde el ministerio se nos han pedido soluciones que hemos compartido


Además nos mantenemos informados de la solución que han propuesto las distintas comunidades autónomas, siendo la gallega la que nos parece la más sensata. Debemos pensar que hay muchos modelos y que todos son distintos, algunos inexistentes porque hay comunidades que no se han pronunciado al respecto. Parece haber a fecha de hoy, porque esto cambia casi a diario, cierta predisposición a prorrogar los contratos complementando los sueldos de los futuros especialistas con un complemento tanto en la base como en la atención continuada (guardias) para que no exista una pérdida de poder adquisitivo y además la tendencia a que el tiempo trabajado bajo estas circunstancias se tenga en cuenta para el acceso a oposiciones.


P. Usted es vocal del Colegio de Médicos de Palencia. ¿Cómo lo ve y qué propone?


R. Como vocal del colegio creo que lo más importante es la información que tratamos de trasladar a todos nuestros médicos en el momento en el que la recibimos. En los últimas semanas vivimos una situación de indignación por parte de médicos de toda la comunidad que ven esta prórroga como una injusticia del sistema y una falta de reconocimiento a los servicios prestados. Desde los colegios somos conscientes de su descontento y nos movemos todo lo que podemos para que esto cambie, si bien es cierto que el contexto de crisis no nos ayuda en el diálogo con los políticos. Muchos grupos de residentes se mueven de forma independiente y proponen movilizaciones, parones, sentadas e incluso ir a la huelga. Bajo mi punto de vista es el momento de no perder derechos, pero tenemos la enorme responsabilidad de ser parte de la solución de la crisis.


Es el momento de no perder derechos, pero tenemos la enorme responsabilidad de ser parte de la solución de la crisis 


Ahora mismo no nos jugamos solo el reconocimiento de un título obtenido sin duda a base de vocación, esfuerzo, sacrificio y estudio. Nos jugamos, como médicos, el prestigio y el futuro de la profesión. La sociedad nos requiere, a todos los médicos, también a los residentes. No es momento de reclamar una mejora de derechos, habrá que reclamarla y reflexionar, sí, pero no ahora. Ahora es momento de arrimar el hombro sin dejar que nuestros derechos básicos se vean pisoteados. Desde los colegios no vamos a dejar que nuestros médicos jóvenes vean su trabajo como no reconocido. Los colegios son lo que sean sus médicos y estoy seguro que en esta situación el Colegio de médicos de Palencia va a estar a la altura que la sociedad palentina le requiera, pues hay decenas de médicos jóvenes que cada mañana se levantan con el único fin de ayudar a los palentinos a recobrar su salud, eso es uno de los mejores valores de este colegio y en mi opinión de la sociedad palentina.


P. ¿Se sienten ninguneados como profesionales?


R. Creo que la respuesta general es no. Un no rotundo.


Llegados a este momento ocurren dos cosas. Como he dicho antes, nos sabemos parte de la solución a este problema. Sabemos que somos un activo importante dentro del sistema nacional de salud y sabemos que después de todo lo que se nos ha exigido para llegar hasta donde estamos somos profesionales. Cada tarde sentimos el calor de los aplausos y eso nos anima a trabajar. Sabemos que somos importantes para nuestros pacientes y es a ellos a quienes nos debemos. Nosotros no trabajamos para un sistema, para un hospital o para un servicio, a fin de cuentas trabajamos para nuestros pacientes y ellos deben ser nuestro fin último. Ciertamente un buen servicio, un buen hospital y un buen sistema refrendan y mejoran la calidad asistencial y esto va en beneficio del paciente, sin duda. Por eso no pensamos que se nos ningunee, no por parte de nuestros pacientes, que son quienes deben calificarnos.


Por otro lado viene el juego político. La guerra política está lejos de nosotros y muchas veces somos víctimas colaterales. Los políticos juegan otra guerra en la que creo que no debemos entrar.


P. Pese a estar de baja ¿Cuál es la situación en el Hospital de Palencia por el coronavirus? Es la segunda provincia de la Comunidad con menos casos registrados.


R. El hospital de Palencia está volcado en la lucha contra el coronavirus. Todos los servicios han unido fuerzas y se ha realizado un apoyo sin precedentes entre todos los servicios a aquellos que a fecha de hoy son los abanderados de esta lucha que bajo mi punto de vista son 4: Urgencias, Neumología, Medicina Interna y Cuidados intensivos.


Urgencias ha conseguido montar una zona donde realizar una primera atención a los pacientes sospechosos en muy poco tiempo ayudados por servicios médicos y quirúrgicos. Medicina interna y neumología, abanderan al resto de servicios médicos del hospital para atender a todos los pacientes ingresados en nuestro complejo asistencial, aumentando su número de camas y realizando refuerzos mañana tarde y noche para soportar la elevada carga asistencial. Cuidados intensivos, ayudados por el servicio de anestesia ha aumentado de forma muy importante su número de camas y da cobertura a los pacientes más graves. Sin duda, la coordinación, tanto de los jefes de servicio como de todos los facultativos, está siendo decisiva para que nuestra provincia mantenga estos datos.


P.Tras esto, quizás, habría que mirar un poco más por la Sanidad pública del país evitando recortes y otras medidas que como vemos, en situaciones como estas, acaban siendo negativas…


R.Es cierto que durante los últimos años la Sanidad pública ha sufrido recortes. Desde los colegios hemos luchado por mejorar las situaciones que creemos que son injustas. Se nos está haciendo pensar que los recortes en sanidad han sido en material, pero la realidad es que el gran recorte ha sido en número de plazas de médicos tanto de atención primaria como de hospital, en número de enfermeras o en número de auxiliares o celadores. Eso también son recortes en sanidad y esto es lo que ha llevado a largas listas de espera o a una caída en la calidad de la atención. Durante años ha habido lo que se conocían como “mareas blancas” pero han tenido poca repercusión, tal vez porque, por suerte, hasta que uno no está enfermo no se ve obligado a hacer uso de nuestro sistema sanitario.


Cuando esto acabe tendremos que abrir un período de reflexión no solo médico sino social y hacer una valoración sensata de nuestras preferencias como comunidad autónoma y como país. Tendremos que pensar el valor de las cosas. Tendremos que pensar si una entrada a un café por un euro es barato pero una caja de antibiótico por dos euros es cara. Habrá que dar valor a lo que tenemos, independientemente de su precio.


Lo que sí es un sentimiento general, y se oye en muchos foros, es que esperamos que cuando todo esto pase y los sanitarios salgamos a pedir una mejora, no solo salarial, sino en las condiciones de trabajo, toda esa gente que nos aplaude nos apoye y entienda que además de un servicio público del cual debemos estar orgullosos, somos un valor social.


P. ¿Tiene miedo?


R. No creo que haya que tenerlo. No pienso que debamos tener miedo al futuro. El futuro es nuestro y será lo que queramos que sea. Se nos está hablando de esta situación de crisis sanitaria en términos belicistas, tenemos al ejército en la calle que es otro de nuestros valores como sociedad, sin duda, pero creo que hablar en estos términos genera miedo. No debemos tener miedo pero sí precaución, precaución sanitaria.


Tenemos profesionales valiosísimos trabajando cada día por nuestra salud, así que frente al miedo, confianza  


Hay una especialidad que durante esta crisis se oye de fondo: medicina preventiva y Salud Pública. Esta especialidad que es amplísima, trabaja en la sombra todos los días por nosotros y promueve campañas de prevención de la salud de las que se benefician miles de personas cada día. Con ellos vigilando la salud de todos no creo que debamos tener miedo. Podemos confiar en nuestro sistema, porque tenemos profesionales valiosísimos trabajando cada día por nuestra salud, así que frente al miedo, confianza.


P. ¿Saldremos de esta pronto?


R. Saldremos. No soy preventivista, no soy matemático y mucho menos futurólogo. Algunas veces en medicina tenemos que plantearnos dos preguntas: cuánto y cómo. Por desgracia esto nos lo solemos plantear al final de la vida, pero entre estas dos preguntas en la mente de un médico suele resonar más el cómo, si bien en la del paciente y su familia la preocupación principal es cuánto. Llegados a esta situación pienso que todos deberíamos tener una actitud médica para resolver esta cuestión. Es mucho más importante el cómo, el salir unidos, el salir con el menor número de contagios, el mayor número de curados y por supuesto el menor número de fallecidos… que el cuánto. Es cierto que esta crisis sanitaria, para muchos se ha convertido en una crisis económica, pero juntos sacaremos adelante la crisis económica, porque ya lo hemos hecho y somos un país y una comunidad excelente que se crece en los peores momentos