El Rey Felipe VI llama por teléfono a la Junta Pro Semana Santa de Zamora

El Rey Felipe VI llama por teléfono a la Junta Pro Semana Santa de Zamora

El secretario, Rufo Martínez de Paz ha resaltado a don Felipe la importante implicación que en ella tiene la sociedad zamorana, que participa activamente de estas festividades con más de 15.000 cofrades
|

El Rey don Felipe VI ha querido conocer la labor social que desempeñan las cofradías y su apoyo en la lucha contra el COVID-19 y para ello ha mantenido una conversación telefónica con el secretario de la Junta Pro Semana Santa de Zamora, Rufo Martínez de Paz. 


El también presidente de la Real Cofradía del Silencio ha resaltado a don Felipe la importante implicación que en ella tiene la sociedad zamorana, que participa activamente de estas festividades con más de 15.000 cofrades.


A pesar de que los actos quedaron suspendidos el 13 de marzo, lo que supuso también la paralización de la firma del convenio público para la realización del gran proyecto de mejora del Museo de la Semana Santa de Zamora, las cofradías han organizado retransmisiones con interpretación de música procesional con las Bandas de Música de la ciudad. También el Ayuntamiento ha permitido que la Junta Pro Semana San cuelgue los tradicionales reposteros de las diferentes Hermandades y Cofradías en la fachada del Consistorio.


Zamora cuenta con diecisiete Cofradías y Hermandades de las que cuatro tienen la denominación de Reales Cofradías o Hermandades, la del Santísimo Cristo de las Injurias y Cofradía del Silencio, la del Santo Entierro, la de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén y la de Nuestra Madre de las Angustias.


Destaca su importante imaginería de gran valor artístico y patrimonial. Entre sus tallas más conocidas, la talla de la Virgen de la Soledad y la talla del Cristo de las Injurias, que sale en procesión el Miércoles Santo popularmente conocida como 'Procesión del Silencio'; así como el Viernes Santo con la procesión de 'La Congregación'.


Las procesiones de Semana Santa en Zamora se caracterizan, al igual que la Semana Santa de Castilla y León, por tener un ceremonial más austero, donde predomina el silencio, el recogimiento y el sentimiento. Además, la Pasión zamorana fue declarada de Interés Turístico Internacional en 1986.