ENTREVISTA | Una enfermera con coronavirus en Valladolid: “Mi mayor miedo era habérselo podido contagiar a pacientes oncológicos”
Alicia pasa la cuarentena en casa tras dar positivo por coronavirus

ENTREVISTA | Una enfermera con coronavirus en Valladolid: “Mi mayor miedo era habérselo podido contagiar a pacientes oncológicos”

​Charlamos con Alicia, enfermera vallisoletana de Extracciones y Oncología en el Hospital Clínico de Valladolid, que tuvo que coger la baja el pasado 24 de marzo dando poisitivo por coronavirus tres días después
|

A sus 27 años, Alicia se encuentra en cuarentena en su domicilio después de que el 24 de marzo tuviera que coger la baja dando positivo por coronavirus tres días después. “Mi mayor miedo era habérselo podido contagiar a pacientes oncológicos.  Afortunadamente días después mis compañeras me comentaron que no había habido ningún caso positivo”, asegura.


Esta vallisoletana, que trabaja como en enfermera de Extracciones y Oncología en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid nos cuenta como está viviendo la cuarentena y lanza un claro mensaje para valorar más nuestro sistema sanitario y a sus profesionales.


Pregunta. ¿Cómo recuerda el inicio de esta pesadilla de la pandemia por el coronavirus en el Hospital Clínico de Valladolid?


Respuesta. Un día trabajando estaba hablando con mis compañeras sobre los casos de China e Italia, restando importancia al tema, excepto una amiga, a la que se le veía algo preocupada.


Sabíamos que el coronavirus no iba a tardar en llegar a España


Aún lo contemplábamos como algo lejano pero sabíamos que no iba a tardar en llegar a España y más si no se tomaba ninguna medida neces

aria para la propagación del virus en el país.


Los telediarios hablaban de ello todos los días y la gente seguía sin ser consciente del problema que se avecinaba. Hicieron falta pocas semanas, o incluso días, para que la población, en concreto los pacientes de más riesgo y con patologías que acuden semanalmente para realizarse su analítica, se mostraran preocupados sin saber cómo actuar.


En cambio, las salas de espera de extracciones seguían con gran cantidad de gente sin respetar espacios y sin adoptar ninguna medida para evitar contagios. Hasta entonces, el personal sanitario no utilizaba ni siquiera mascarillas y de un día para otro la gente empezó a alarmarse y se empezaron a tomar diversas medidas preventivas. Días después me cogí la baja.


P. Se cogió la baja porque es una de las profesionales contagiadas por coronavirus. ¿Le hicieron el test y dio positivo? ¿Cuándo ocurrió?


R. El 24 de marzo fue el último día que trabajé. Esa mañana me encontraba bien sin síntomas. Sin embargo, por la tarde comencé con escalofríos, cefalea y fiebre.


Mi mayor miedo era habérselo podido contagiar a pacientes oncológicos.  Afortunadamente días después mis compañeras me comentaron que no había habido ningún caso positivo


Hablé con mi supervisor y llamé al teléfono de preventiva del Clínico. Me dijeron que no fuera a trabajar y que me harían el test el jueves 26 de marzo.


Finalmente, el test no me lo hicieron hasta el viernes 27, y di positivo. Mi mayor miedo era habérselo podido contagiar a pacientes oncológicos.  Afortunadamente días después mis compañeras me comentaron que no había habido ningún caso positivo.


P. ¿Lo achaca a la falta de material del que muchos sanitarios se vienen quejando ante el estado en el que están los diferentes hospitales de España en general y de Valladolid en particular?


R. Sí, a la falta de material y a un protocolo de prevención tardío en el hospital, junto al desconocimiento de la población. Gracias a todas las medidas que se toman actualmente, la gente está dando importancia a algo fundamental que es el lavado de manos, que desgraciadamente no se realizaba bien hasta el momento, mejorando con ello la responsabilidad colectiva y el respeto hacia los demás. Sobretodo, porque estamos pensando en colectivos más vulnerables al virus, como pueden ser los ancianos y personas con enfermedades y patologías previas.


P. ¿Qué síntomas notó al comienzo de la enfermedad?


R. Comencé con astenia, mialgias, cefalea y fiebre. Los días posteriores experimenté escalofríos, anosmia, disgeusia, y lo más notorio, el cansancio generalizado.


P. ¿Es tan duro el efecto del coronavirus como podemos deducir? Viviéndolo en primera persona.


R. Tratándose de alguien joven, yo he tenido la suerte de pasarlo en casa sin requerir hospitalización. Los síntomas han tenido relativamente poca duración, unos 10 días. Conozco gente cercana que ha requerido ingreso hospitalario y su estado de salud ha sido más crítico.


P. ¿Sigue en cuarentena? ¿Cómo es su día a día?


R. Sigo en cuarentena  puesto que aún tengo algún síntoma leve y no ha pasado el tiempo necesario para poder estar en contacto con otras personas sin contagiar a nadie.


Se trata de un virus nuevo que aún no se sabe mucho de él, ni siquiera si vas a estar inmunizada una vez pasada la enfermedad


En mi día a día sigo teniendo incertidumbre puesto que se trata de un virus nuevo que aún no se sabe mucho de él, ni siquiera si vas a estar inmunizada una vez pasada la enfermedad. Muchas veces, en los medios de comunicación no se dice la verdad total de cómo se está viviendo en los hospitales ni los casos reales de contagios. Muchos de ellos lo pasan confinados en casa sin ninguna prueba realizada y con síntomas leves.


P. ¿Le han sometido ya a una segunda prueba para saber si está recuperada?


R. Hace unas horas me han dicho que el 15 de abril me someterán a ese segundo test. En cambio, el médico de Atención Primaria me comentó,  por vía telefónica, hace días que dado el escaso número de pruebas que existe no tenía la certeza de que me la fueran a realizar. A su vez, el gran número de falsos negativos tampoco son muy fiables, con un escaso porcentaje de sensibilidad.


P. Supongo que le llena el hecho de que la gente salga a aplaudir la labor de los sanitarios.


Me emociona el agradecimiento que muestra la gente hacia la labor no sólo de los sanitarios sino también hacia el resto de profesiones que están aportando su granito de arena en esta lucha colectiva.


R. Me emociona el agradecimiento que muestra la gente hacia la labor no sólo de los sanitarios sino también hacia el resto de profesiones que están aportando su granito de arena en esta lucha colectiva.


Es cierto que los sanitarios están haciendo una labor crucial, poniendo en riesgo su salud y la de sus familiares, sin contar con el respaldo de un sistema sanitario a la altura. Al profesional sanitario se le sigue realizando contratos cortos y precarios en cualquier servicio, con lo cual nos lleva a pensar que tanto el paciente como los profesionales no salen beneficiados de esta situación.


P. Un deseo en un futuro cercano.


Que se normalice la situación y conciencie a la población de la importancia de un gran pilar como es la Sanidad. Que se empiece a valorar a los grandes profesionales sanitarios que existen actualmente en este país. Así como, la escasa educación sanitaria que está trayendo un gran miedo en la sociedad.


Lo positivo de todo esto es que el mundo se ha parado un momento y nos ha llevado a reflexionar  y valorar lo realmente importante de la vida que son las pequeñas cosas del día a día, un café con amigas, una cena, un viaje, un paseo, hacer deporte al aire libre, en definitiva, el contacto humano.