Decálogo para afrontar el duelo sin posibilidad de despedida y la enfermedad del coronavirus

Decálogo para afrontar el duelo sin posibilidad de despedida y la enfermedad del coronavirus

​El Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León y el Ayuntamiento de Salamanca han elaborado este documento para los más golpeados en esta crisis sanitaria
|

La crisis sanitaria del COVID-19 y el aislamiento obligatorio decretado por el estado de alarma conllevan medidas excepcionales que impiden que los familiares de fallecidos por coronavirus puedan despedirse de sus seres queridos. El COPCYL, a través del decálogo elaborado ante esta situación, recomienda a estas personas compartir sus emociones con alguien de confianza o con un psicólogo para que el profesional haga entender al afectado que las emociones que siente son las habituales para cualquiera en una realidad así. Como señalan los expertos, “un buen apoyo social es imprescindible para afrontar esta situación y seguir avanzando”.



“El duelo es un proceso lento con altibajos emocionales y, aunque la persona no tiene que olvidar, debe aprender a no pensar o llorar constantemente por la persona fallecida”, señala el psicólogo David Cortejoso, miembro del COPCYL. Algunas de las medidas recogidas por el decálogo destacan la importancia de mantener una rutina, una alimentación sana y unos buenos hábitos del sueño. “Es importante concederse momentos de desconexión mental con actividades que nos alejen de los pensamientos repetitivos y también buscar ratos de soledad”, añade Cortejoso.


El COPCYL recomienda a su vez a las familias hacer una ceremonia y una despedida con los más cercanos cuando esto sea posible. Como indica David Cortejoso: “la experiencia de los psicólogos a la hora de manejar las emociones puede ayudar mucho a estas personas que han vivido un duelo sin despedida”.


Afrontamiento emocional de familias con pacientes ingresados por coronavirus


El convenio firmado entre el Ayuntamiento de Salamanca y el COCPYL recoge también la atención psicológica a familiares con pacientes que se encuentran ingresados por el COVID-19. Al igual que en los casos de duelos sin despedida, los profesionales de la Comunidad recomiendan a estas personas que hablen de sus emociones con personas de confianza o psicólogos y que se apoyen lo máximo posible en el resto de la familia y sus círculos sociales.


“Los pensamientos repetitivos y negativos son fuente de ansiedad, por lo que es importante aplazarlos en la medida de lo posible”, aconseja David Cortejoso. En este sentido, el COPCYL sugiere en su decálogo que estas personas intenten estar al margen de las redes sociales, ya que a través de ellas fluyen un gran número de noticias, algunas de ellas falsas. “La información sobre el estado del familiar y las dudas que puedan tener al respecto deben consultarlas directamente con los profesionales sanitarios cualificados”, asegura el psicólogo del COPCYL, y añade que “es importante gestionar bien las expectativas con relación a la evolución del afectado”.


Los consejos aportados por los profesionales de la Comunidad se completan con el establecimiento de rutinas y actividades para evitar la inactividad física y mental. “Los ejercicios de respiración favorecen una buena regulación de la activación, lo que supone una gran mejora a la hora de afrontar situaciones extraordinarias de este tipo”, concluye David Cortejoso.


DECÁLOGO PARA CASOS DE DUELO SIN POSIBILIDAD DE DESPEDIDA, POR FALLECIMIENTO POR CORONAVIRUS



1.- Es imprescindible que compartas tus emociones con alguien de confianza o con un profesional de la Psicología, que hables de estas emociones, que te pares a sentirlas y a pensarlas, debes darte permiso a ti mismo. El ser consciente de tus emociones dará sentido a lo que estás viviendo.


2.- Esa persona de confianza o ese profesional de la Psicología, debe validar tus emociones: la rabia, la tristeza, el miedo, la angustia, la sensación de irrealidad… Deben saber que son normales y habituales para cualquier persona ante esta situación.


3.- Mantén el contacto con la familia y con tus círculos sociales, un buen apoyo social es imprescindible para afrontar esta situación y seguir avanzando.


4.- Debes saber que el duelo es un proceso, con altibajos emocionales, donde deberás, poco a poco, aprender a no pensar o llorar constantemente por la persona fallecida, pero eso no significará nunca que debas aprender a olvidar. Date tiempo, el duelo no es algo rápido.


5.- Es necesario que sigas con una rutina, con un nivel adecuado de actividad, que ayudará a prevenir consecuencias sobre tu salud (problemas con el sueño, con la alimentación, cefaleas, tensión muscular…).


6.- Es importante que sigas con una alimentación sana y con unos buenos hábitos del sueño, porque en las primeras fases del duelo suele ser normal la alteración del apetito y del sueño.


7.- Concédete momentos de desconexión mental, busca actividades que te distraigan de esos pensamientos repetitivos, que te hagan tener la mente ocupada en cuestiones no relacionadas con la pérdida y con la situación actual de pandemia.


8.- Dentro de la rutina, también es adecuado que te concedas momentos de soledad para ti, dónde puedas recordar al ser querido y en lo bueno de los momentos vividos con él/ella.


9.- Cuando sea posible, lo más recomendable es hacer una ceremonia y una despedida por parte de la familia y los más cercanos.


10.- Si necesitas ayuda o apoyo busca y contacta con un profesional de la Psicología. Son profesionales con la experiencia para poder ayudarte en el manejo de tus emociones.






DECÁLOGO PARA EL AFRONTARMIENTO EMOCIONAL DE FAMILIAS CON PACIENTES INGRESADOS POR COVID-19



1.- Es necesario que hables de tus emociones con personas de confianza o profesionales, párate a pensarlas y date tiempo para sentirlas.


2.- Estas emociones deben ser validadas, debes recibir la información de que lo que estás sintiendo, (soledad, miedo, angustia, sensación de irrealidad…), es perfectamente normal y habitual en una situación como la que estamos viviendo.


3.- Apóyate todo lo que puedas en el resto de la familia y/o en tus círculos sociales, mantén el contacto, escúchalos y comparte con ellos tus sentimientos. Una buena red de apoyo social es imprescindible.


4.- Aplaza todo lo que puedas los pensamientos repetitivos y negativos que son fuente de estrés y ansiedad. Páralos, repítete a ti mismo que luego los contemplarás y busca distracciones para evitarlos. Debes asumir que hay cosas que no dependen de ti y por lo tanto se escapan a tu control, debes afrontarlas como vienen.


5.- Intenta estar al margen de las redes sociales y de otras plataformas en las que estos días no paran de correr mensajes y noticias relacionadas con el coronavirus, ciertas y falsas. Busca la información sobre el estado de tu familiar solo a través del medio sanitario oficial que se haya dispuesto. Huye de la sobreinformación y de la mala información.


6.- Resuelve todas tus dudas sobre el proceso de la enfermedad de tu familiar solo a través de profesionales sanitarios cualificados. La información verídica y de calidad reduce la incertidumbre.


7.- Gestiona bien las expectativas que tienes con relación al proceso de enfermedad que afecta a tu familiar, básalo en la información real que te brindan sobre su evolución. Hacerse expectativas inadecuadas puede perjudicarte en tu bienestar psicológico y emocional.


8.- Establece rutinas y actividades que te mantengan distraído en la medida de tus posibilidades, la inactividad física y mental jugará en tu contra en estos momentos. Y el mantener un adecuado nivel de actividad te ayudará en muchos sentidos.


9.- Los ejercicios de respiración, así como una actividad física regular, favorecen una buena regulación de la activación y la mejora del afrontamiento ante situaciones como la actual.


10.- Solicita ayuda a un profesional de la Psicología siempre que lo veas necesario. Son profesionales con la experiencia para poder ayudarte en el manejo de tus emociones.