CSIF denuncia falta de material de protección en el servicio de ayuda domiciliaria de Valladolid

CSIF denuncia falta de material de protección en el servicio de ayuda domiciliaria de Valladolid

"Las auxiliares de ayuda a domicilio no tenemos un protocolo preventivo efectivo a la hora de realizar nuestro trabajo", aseguran
|

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia la falta de material de protección individual del personal del Servicio de Ayuda Domiciliaria del Ayuntamiento de Valladolid, adjudicada a Clece, para evitar el contagio del coronavirus. “A estas alturas de la emergencia sanitaria por el COVID-19, y teniendo en cuenta las normas ordenadas por el Gobierno en el Estado de Alarma, las auxiliares de ayuda a domicilio no tenemos un protocolo preventivo efectivo a la hora de realizar nuestro trabajo, con personas mayores que son muy vulnerables y de alto riesgo. El comité de empresa aún no se ha reunido.”


 Así lo señala la sección sindical de CSIF en el comité, que dice que “no tenemos mascarillas, los guantes escasean y se tienen que reutilizar, y la bata -la misma que se utiliza habitualmente- la vamos llevando de un domicilio a otro, con el riesgo que todo esto supone. Estamos escasos hasta de gel antiséptico”. Indica que “en ningún momento se ha planteado reducción de servicios, algo que podría hacerse en alguna medida, ya que algunos usuarios han solicitado voluntariamente la baja; y que la única respuesta recibida, por parte de la empresa, es la de que está pendiente de que le proporcionen material protección para distribuirlo”.


CSIF insta al Ayuntamiento y a la empresa para que activen algún tipo de protocolo para minimizar los riesgos de contagio del coronavirus, “ya que una misma auxiliar trata a la semana con numerosos usuarios, y podría provocar la aparición de una grave cadena de trasmisión en una población claramente vulnerable. Sólo queremos trabajar con las medidas de protección y los EPIs adecuados, para proteger a los usuarios del servicio de ayuda a domicilio, a nuestras propias familias y a nosotros mismos”. CSIF remarca la obligación de la empresa de proteger la salud de los trabajadores.