Las pandemias más mortales de la historia

Las pandemias más mortales de la historia

​El coronavirus es la última pandemia que asola al mundo, pero ni mucho menos la más peligrosa que se ha pasado
|

El confinamiento en tiempos del coronavirus no es, ni mucho menos, lo peor que ha pasado la humanidad en su historia, incluso en la más reciente. Un sinfín de pandemias han asolado al mundo en los últimos 200 años y algunas han sido muy mortales. 


El coronavirus lleva en la actualidad poco más de 5.000 muertos de entre los 150.000 afectados. Es una cifra que, evidentemente, crecerá durante los próximos días pero parece difícil que llegue a las cifras de otras. 


Así, la más mortal hasta la fecha ha sido la viruela, que asoló al mundo especialmente en el siglo XVIII y ha matado a cerca de 300 millones de personas. La primera vacuna del mundo fue para tratar esta enfermedad, ya erradicada. 


Pero es que la segunda más mortal todavía continúa en el mundo, aunque en una forma mucho menos peligrosa. Se trata del sarampión, que desde que se conoce ha matado a cerca de 200 millones de personas. Su principal problema, al igual que en el coronavirus, es su alta tasa de contagio. 


En el siglo pasado, destaca la llamada gripe española, no porque el primer caso se diera aquí sino porque fue la primera que informó de ella. Se dio durante la I Guerra Mundial y mató a un 20% de los infectados, casi 100 millones de personas. 


La peste negra, más antigua, también se llevó la vida de 75 millones, pero de nuevo en el siglo pasado y más cerca de nuestros tiempos, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) con cerca de 36 millones de muertes en los años 80. 


Otras enfermedades con millones de muertes son la plaga de Justiniano, el tifus, el cólera, la tercera pandemia (peste bubónica) o la gripe de Hong Kong, que nos llevan hasta el actual siglo. 


En este, ya se han pasado varias enfermedades que preocuparon al mundo. La primera fue otra especie de coronavirus, el SARS (síndrome respiratorio agudo severo), que mató a 744 personas de los más de 8.000 infectados. 


El segundo fue la gripe porcina o gripe A, que afectó a muchas personas y acabó matando a 19.000 alrededor del mundo, mientras que por el ébola fallecieron más de 11.000 personas en 2013.