Los castellanos y leoneses, felices con su trabajo

Los castellanos y leoneses, felices con su trabajo

|

El 74,8 por ciento de los castellanoleoneses afirma que es feliz con su trabajo, lo que supone 2,1 puntos más que hace dos años, frente a un 25,2 por ciento que no lo es, según la VII Encuesta Adecco sobre 'La felicidad en el trabajo'.


En el ámbito nacional, el 23,4 por ciento de los trabajadores asegura que no es feliz en su trabajo, porcentaje que ha escalado casi cinco puntos desde 2011 pese a la salida de la crisis.


Por el contrario, el 76,6 por ciento de los trabajadores españoles afirma que es feliz en su trabajo, una proporción que, aunque elevada, es notablemente inferior a la existente en 2011 (81,2 por ciento), año en el que empezó a realizarse esta encuesta.


Atendiendo a datos demográficos, a mayor edad, mayor es el porcentaje de encuestados que se sienten felices en su trabajo frente a los más jóvenes (los más descontentos con su empleo actual). En cambio, los porcentajes están muy igualados entre hombres y mujeres, ambos se sienten igual de satisfechos en su empleo.


A pesar del aumento, la proporción de trabajadores felices en Castilla y León sigue siendo inferior a la media nacional donde el 76,6 por ciento de los trabajadores españoles dice ser feliz. Sólo Murcia y Castilla y León han mejorado su porcentaje, en el resto de las comunidades el porcentaje es inferior.


Castilla y León se sitúa ahora como la decimotercera comunidad con trabajadores más felices, por delante de Aragón, Cantabria, Galicia y Extremadura (hace dos años era la antepenúltima autonomía).


Si se aíslan los factores del entorno y las circunstancias personales de cada trabajador -que también tendrán su cuota de influencia-, los castellanoleoneses afirman que lo más importante para ser feliz en el trabajo es disfrutar de flexibilidad horaria que ayude a los trabajadores a conciliar su vida personal con la profesional, elegido con 7,99 puntos sobre 10 (pasa a ser el factor más valorado, cuando un año atrás ocupaba la tercera plaza).


Buen ambiente


En segundo lugar, gozar de un buen ambiente laboral, basado en relaciones personales fluidas y compañerismo, es votado con 7,89 puntos, aunque baja una posición con respecto al año anterior, cuando lideraba la categoría.


A la tercera plaza asciende contar con un buen jefe para ser feliz en el trabajo (7,77 puntos); una condición que el año pasado no aparecía hasta la séptima posición, pero que ahora cobra más importancia.


Al cuarto lugar queda relegado uno de los hasta ahora más importantes deseos laborales de los castellano-leoneses como es disfrutar de un buen salario (7,76).


Con el paso de los años, este factor va perdiendo importancia a la hora de medir la felicidad laboral pues, aunque es importante sentirse bien remunerado, esta no es condición necesaria para ser feliz en el trabajo, ha señalado Adecco. Tener un buen salario era lo segundo mejor valorado un año atrás.


Poder desarrollar habilidades personales y competencias (7,47), la cercanía al lugar de trabajo (7,46) o la adecuación de la formación adquirida al empleo que se desarrolla (7,41 puntos) son otros factores que ganan posiciones en este 2017 así como la realización personal (7,33 sobre 10).


En último lugar, lo menos valorado por los trabajadores en Castilla y León son el reconocimiento de colegas y superiores (7,09) y los beneficios sociales que algunas empresas ofrecen (seguro médico, descuentos en actividades educativas y/o de ocio, cheques- restaurante, etcétera), valorados con 6,96 puntos sobre 10.


En general, son las mujeres quienes más valoran cada uno de los factores, especialmente los que hacen referencia a la flexibilidad horaria y al contar con un buen jefe, donde aventajan notablemente en la puntuación a la que dan los hombres.


Bajada de la remuneración


Tanto peso ha perdido la remuneración en las políticas de felicidad laboral que un 55,3 por ciento de los encuestados por Adecco en la Comunidad opina que los trabajadores con mayor salario no son más felices solo por ello.


Es más, el 67 por ciento de los consultados estaría dispuesto a sacrificar salario en beneficio de felicidad laboral (este porcentaje ha crecido 5,8 puntos porcentuales con respecto a la anterior encuesta). Una vez más, son las mujeres en mayor medida que los hombres quienes estarían más dispuestas a esta renuncia.


El porcentaje castellanoleonés de trabajadores dispuestos a este sacrificio es superior a la media nacional, del 64 por ciento. Tampoco un mayor cargo parece ser garantía de mayor satisfacción profesional, al menos así lo manifiesta el 60,2 por ciento de los castellanoleoneses consultados.


Adecco se ha preguntado cómo valoran los trabajadores y demandantes de empleo este tipo de medidas y políticas y si de verdad tienen una importancia trascendental en su búsqueda de empleo o en su permanencia (o no) en una empresa.


Para empezar, el 50,5 por ciento de los encuestados en Castilla y León considera que la felicidad laboral no es una moda pasajera sino que es un aspecto de los Recursos Humanos que se ha instalado para quedarse.


Sin embargo, un 29,1 por ciento también piensa que en unos años las compañías pondrán el foco en otros valores y se olvidarán de la felicidad de sus empleados. El restante 20,4 por ciento no sabe aún qué pensar.


Cuando se les pregunta en qué medida influiría a la hora de optar a un puesto de trabajo u otro que una empresa incluya políticas de felicidad profesional entre su paquete de beneficios, nueve de cada diez castellanoleoneses (90,3 por ciento) afirman tenerlo en cuenta, aunque en distinto grado.


Por ejemplo, para la mitad de ellos (51,5 por ciento) este es un aspecto fundamental para optar por una empresa u otra, aunque un 38,9 por ciento lo tendría muy en cuenta pero no sería decisivo. Solo un 9,7 por ciento de los castellanoleoneses considera que no le daría importancia a estas medidas para elegir una compañía en la que trabajar.


Con respecto al año pasado, crece 7,8 puntos porcentuales la proporción de trabajadores que considera las políticas de felicidad fundamentales a la hora de elegir una empresa y son las mujeres en una notable mayor proporción que los hombres quienes las consideran primordiales a la hora de escoger compañía.


Por último, Adecco ha querido conocer de primera mano qué acciones llevan a cabo o están dispuestos a hacer los trabajadores castellanoleoneses para poder alcanzar ese estado de bienestar en su vida profesional.


Por ello se les ha preguntado que, si no fuesen felices en su trabajo ahora mismo, si estarían dispuestos a dejarlo o no se atreverían por la situación del mercado laboral actual, y más de la mitad de los encuestados en Castilla y León (56,3 por ciento) consideran que no se atreverían a dejar su empleo aunque no fuesen felices en él. Aunque sí hay un 43,7 por ciento que dejaría su empleo si este no le reportase felicidad profesional.


Son los hombres y quienes tienen estudios superiores en mayor medida que las mujeres y los trabajadores con menor cualificación quienes se atreverían a dejar su trabajo si no fuesen felices.


También se les ha preguntado a los trabajadores si creen que podrían ser más felices teniendo su propio negocio y son más los que consideran que emprender o ser autónomo no les reportaría más felicidad debido a las demasiadas obligaciones y responsabilidades que esto acarrea (40,8 por ciento). Esta afirmación aumenta con respecto al año pasado en dos puntos.


Esta aseveración está más secundada por mujeres, personas de más edad y encuestados con nivel básico de estudios, según los autores del estudio.