Hacer boicot a productos catalanes hace "un daño terrible" a España

Hacer boicot a productos catalanes hace "un daño terrible" a España

|

El presidente de Grupo Norte y de Iberaval, José Rolando Álvarez, cree que hacer boicot a los productos catalanes supone "un daño terrible" a toda la economía española, pues afecta a las empresas españolas independientemente de su ubicación.


"No olvidemos que Cataluña es España y que muchas empresas españolas dependen del mercado catalán", ha reseñado este lunes en un encuentro con los medios de comunicación antes de participar en el Foro Gaceta de Salamanca.


"No nos conviene hacer boicot a los productos catalanes, porque Cataluña es España y las empresas catalanas compran al resto de empresas españolas muchísimos productos, y, por lo tanto, sería hacernos un daño terrible", ha añadido sobre este mismo asunto el presidente de Iberaval y de Grupo Norte.


Y, sobre a la inestabilidad política y económica que es "evidente" que existe por el "problema catalán", José Rolando Álvarez ha mostrado su deseo de solución, pues, según diferentes estudios a los que ha hecho referencia, esto puede "costar entre 4.000 y 13.000 millones de euros el próximo año" a la economía nacional y que no se creen entre 80.000 y 150.000 empleos previstos también para el próximo ejercicio.


Así lo ha señalado durante su visita al Palacio de Figueroa de Salamanca, donde ha repasado la actualidad y el futuro que tienen por delante las pequeñas y medianas empresas, las cuales se han encontrado durante los últimos años con "graves dificultades de financiación". No obstante, ha reseñado que, en Castilla y León, tienen "muy cerca" los productos de Iberaval.


Este apoyo de entidades como Iberaval, ha continuado, les puede servir para hacer frente a "los cambios en los mercados" que se aproximan por la incorporación de las nuevas tecnologías. Y estas nuevas necesidades pueden servir a las pymes para "hacer de la amenaza una gran oportunidad", según sus palabras.


Para ello, y para responder a la presencia también de las grandes multinacionales, José Rolando Álvarez ha destacado que las pequeñas entidades tienen que apostar por la "calidad" y por poner al cliente y a la satisfacción del cliente "en el centro" de sus prioridades.