Indemnizada por el retraso en su diagnóstico de cáncer de mama

Indemnizada por el retraso en su diagnóstico de cáncer de mama

|

La Consejería de Sanidad de Castilla y León, mediante la resolución tramitada por los Servicios Jurídicos de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, ha estimado la reclamación formulada indemnizando con 51.162 euros a una afectada de cáncer de mama.


La paciente, de 35 años de edad, acudió en junio de 2013 a su médico de cabecera por notar dos bultos en una mama. Su médico la remitió a Ginecología para estudios complementarios, en el Centro de Especialidades de La Pilarica en Valladolid. La paciente contaba con antecedentes familiares de cáncer, descritos en su historia clínica. El Ginecólogo solicitó una ecografía de mama que se realizó el 4 de noviembre de 2013, la cual informó de hallazgos dudosos, no pudiéndose afirmar la naturaleza benigna, o maligna, del bulto, recomendando control en 6 meses.


Contraviniendo los protocolos médicos de prevención del cáncer de mama de Castilla y León, que imponen la realización de una punción y biopsia de aquellos bultos. Nada de ello se hizo. Pero, por si no fuera suficiente, el control ecográfico se difiere al mes de julio de 2014, ocho meses más tarde.


En abril de 2014, antes de que la paciente hubiera sido citada para el control indicado por la ecografía, acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, al notarse adenopatías en la axila derecha. En el Servicio de Urgencias se constató a la palpación la presencia de una masa de 1.5 por 1 centímetro, pero ni tan siquiera se realizó ni una simple ecografía, remitiendo a la paciente a la visita de control que ya tenía prevista para el mes de julio, 3 meses más tarde, tal y como han detallado desde el Defensor del Paciente.


Con este panorama, la paciente solicitó en el Servicio de Atención al Paciente que le adelantasen la cita con Ginecología, consiguiendo que se adelantara la cita para finales de ese mes de abril, además de realización de ecografía.


El 14 de abril se efectuó la ecografía, que recomendaba la realización de punción-biopsia de las tumoraciones axilares. En consulta con Ginecología, entonces fue derivada a patología mamaria para biopsia, citándola para el mes siguiente. Consiguiendo la paciente que se le adelantara la cita tras personarse nuevamente en Atención al Paciente.


El día 30 de abril de 2014, en Patología Mamaria, la paciente fue informada del resultado de la ecografía realizada el día 14 de abril: sugestiva de malignidad. La punción-biopsia realizada en mayo de 2014 confirmó el diagnóstico de cáncer de mama, estadio III con afectación ganglionar.


La paciente fue derivada inmediatamente a Oncología, pautándose tratamiento de quimioterapia previo a la cirugía de mastectomía+linfadenectomía, cirugía que se realizó en el Hospital Universitario de Salamanca en diciembre de 2014, dado que en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid le negaron a la paciente la posibilidad de realizar la mastectomía con reconstrucción mamaria inmediata.


El retraso diagnóstico le ha supuesto una merma en su pronóstico de curación, además de una afectación ganglionar. Ello además ha condicionado la necesidad de someterse a una cirugía más agresiva, con una linfadenectomía que hubiera podido evitarse con un diagnóstico precoz.


La paciente, contactó con el letrado Santiago Díez Martínez, perteneciente a  la Asociación ‘El Defensor del Paciente’ en Castilla y León. Se formuló la reclamación según dijo la propia paciente: “Espero que esto sirva para que no le vuelva a ocurrir a ninguna otra mujer. Cuando una mujer acude al Ginecólogo porque se nota un bulto en el pecho, lo hace asustada, y siguiendo los consejos de las muchas campañas de prevención del cáncer de mama. Y espera una respuesta pronta por parte de los médicos que la atienden, que se activen todos los medios para el diagnóstico lo más rápido posible”.


Desde que se realizó la primera ecografía, en noviembre de 2013, y según los protocolos de actuación, debió realizarse la punción-biopsia. Con mayor razón por no resultar concluyente la ecografía.  Y no es de recibo que se cite a la paciente a nuevo control ecográfico a ocho meses vista, cuando no se ha podido descartar por insuficiencia de medios diagnósticos, que no existiera un cáncer de mama incipiente.Las campañas de prevención del cáncer de mama insisten en la importancia de  un diagnóstico precoz, dado que está demostrado que el tiempo incide exponencialmente en el pronóstico de curación.


En palabras de Santiago Díez: “Las campañas de prevención del cáncer de mama han de tener la respuesta que los ciudadanos esperan del servicio público de salud. De otro modo, pierden su razón de ser”.


Carmen Flores, Presidenta de la Asociación ‘El Defensor del Paciente”, se pregunta lo siguiente: “¿En qué quedan las campañas de prevención precoz del cáncer de mama? ¿Para qué nos gastamos tantos recursos en consejos televisivos y otros medios de comunicación, cuando a la hora de actuar, el servicio público de salud resulta a todas luces inoperante y deficitario, puesto que no puso los medios diagnósticos disponibles y necesarios?”.