Reinas absolutas de la Supercopa

Reinas absolutas de la Supercopa

|


Pasito a pasito, como siempre, haciendo Historia. Perfumerías Avenida conquista otro nuevo reto, su séptima Supercopa, y se sitúa en la cima de equipos con más SuperTítulos. No ha sido un reto fácil de conseguir, en absoluto, ha tenido que sudar tinta para vencer a Spar CityLift UniGirona 61-55, tirando de casta y de remontada, tirando de Würzburg y de su Marea Azul. Un partido en el que las charras no tuvieron, en absoluto, su jornada más inspirada en ataque. Atascadas y con mucho sufrimiento fueron capaces de voltear el marcador cuando más peligraba y finalizar con un triple de Nicholls, sobre la bocina, con un poco de suerte, sí, pero esa también hay que buscarla. Erika se coronó como MVP merced a una primera parte en la que, sencillamente, fue la solución.


A fé que lo fue. Erika era la única jugadora capaz de ver aro en los instantes finales en lo que, sin duda, era un fiel reflejo de lo que esperaba en el partido. Anotar se convertía en una misión harto compleja para ambos equipos, más centrados en la defensa que en tareas ofensivas. UniGirona se puso por delante a base de triples, pero las azulonas se supieron reponer también con dos triples d elas bases para cerrar un primer parcial que, en números, fue más anotador incluso de lo que cabía esperar por cómo se había desarrollado, 18-14.


Misma tónica en el segundo parcial, con ambos equipos muy atascados. Las catalanas colapsaban la pintura, Avenida no encontraba el acierto exterior. Erika, mientras tanto, a seguir haciendo daño, la única para las azulonas. Todo seguía el guión hasta el ecuador del cuarto, cuando entró en acción Astou Traoré. Suyos fueron los ocho puntos que volteaban el marcador y llegaban a poner a las visitantes hasta cinco puntos arriba bordeando el descanso. Con la propia Astou de "cuatro" y una tres "alta" como Conde, a Avenida le costaba encontrar su defensa habitual, aunque no perdía la cara al partido, 31-34.


De lo que pasar en el tercer cuarto podía depender gran parte del encuentro y, si nos hubiéramos fiado por esta máxima, las catalanas se hubieran llevado el gato al agua. Un parcial en el que las charras se chocaron una y otra vez contra un muro, incapaces ya de encontrar alguna solución y la luz verde cambió a amarilla y casi a naranja cuando, quedando tres minutos, UniGirona se marchó por diez. Había que reaccionar y, a falta de lucidez, se tiró de "arrestos". Würzburg lo entendió y apretó, Givens, que hasta entonces no había tenido su día, subió el nivel defensivo y metió a las charras en el partido con diez minutos por jugar, 39-44.


La defensa no bajó ni un ápice de intensidad hasta que se consiguió, por fin, igualar la contienda con cinco minutos por jugar. Lo que restaba era un auténtico infarto para los aficionados del pabellón. La Marea Azul se metió en la pista, jugó, y de qué forma, en los instantes finales. A la casta de Givens siguieron los ovarios de Domínguez, que algo sabía de esto. Su mano no falló y Avenida se ponía en el último minuto por delante. Erika cerró el paso a las visitantes con un taponazo con lo que le quedaba y el broche... increible. Con un segundo de posesión, Nicholls se juega un triple, parece que sale, rebota en tabla, entra. Würzburg enloquece porque ya lo sabía, la Supercopa se quedaba en Salamanca. Es la séptima de nuestra Historia, ha vuelto a ser una pasada. La defensa del triplete comienza de la mejor forma.


PERFUMERÍAS AVENIDA 61- SPAR CITYLIFT UNIGIRONA 55 (18-14, 13-20, 8-10 y 22-11)


Avenida: Domínguez (13), Givens (12), Elonu (6), Gil (0) y De Souza (13). Jugaron también: Nicholls (10), Asurmendi (5), Moss (2) y Abdi (0)


UniGirona: Romeo (10), Martínez (5), Mendi (5), Evans (7), Alminaite (3). Jugaron también: Colhado (12), Traoré (8), Buch (5), Conde (0) y Oma (0)


Partido disputado en Würbzurg ante 3.000 personas.